Categories
Artículos

Olimpíadas: el culto al poder

La Historia reconoce el inicio de las olimpiadas de la antigüedad en la ciudad de Olimpia en al año 796 AC. El propósito fundamental de estas justas deportivas tenía en esencia un contenido político y religioso de honrar a los Dioses que eran los símbolos del poder de aquel entonces. Para ello se hacía un ‘impasse’ en todas las actividades guerreras entre los pueblos de la región que contendían en las justas y que como resultado de su vecindad geográfica eran usuarios de las mismas costumbres, deidades y símbolos de poder.

Este elemento fundamental de la cultura colectiva y de sus símbolos de Poder no ha variado mucho desde que se reprodujeron en los tiempos actuales, cuando el aristócrata del decadente Imperio Francés, Pierre de Cubertin propuso la recreación del evento de la antigüedad en Atenas en el año de 1896. De ahí en adelante, la justa olímpica se realizó cada cuatro años, con las excepciones de 1916, durante la Primera Guerra Mundial y en 1940 y 1944 durante la Segunda Guerra Mundial. Los primeros cinco eventos olímpicos se realizaron en Atenas, luego en París en el año de 1900, en San Luis Missouri, (EUA) en 1904, más los otros dos en Londres y Estocolmo, hasta que se suspendieron en 1916. El común denominador de todos ellos fue la falta de presupuesto, la ausencia de reglamentos y la participación de unos cuantos países de Occidente.

La reanudación de las Olimpiadas en Amberes en 1920 estuvo altamente relacionada con el inicio de la actividad cinematográfica como principal fórmula de comunicación masiva y las siguientes justas de París, Amsterdam y los Angeles, (EUA) en 1932 estuvieron contagiadas con el símbolo de poder del cine que se había iniciado desde 1908, pero que tuvo su apogeo en estos cuatro eventos, donde Hollywood se hizo presente con algunas de sus luminarias como Johnny Weissmuller y Joan Crawford, además de sus directores de cine de grandes escenarios, como Cecil B. de Milles y Douglas Fairbanks. En 1928 y en 1932 se hizo presente también la enorme disciplina de los niños en Japón que triunfaron en eventos de natación.

La olimpiada de 1936 fue absorbida por Alemania, ya que Hitler la quiso utilizar para hacer su propaganda nazi, donde se consideraba a la raza anglosajona como la única capaz de liderar al mundo y la más poderosa desde todos los puntos de vista posibles. A pesar de tener una enorme deuda pública con todas las naciones del mundo Occidental. Hitler empleó más de 50 millones de dólares en llenarla de ostentación y de publicidad global para tratar de conquistar a todo el mundo con sus ideas de superioridad y de poder que no impidieron las 4 medallas de oro del afroamericano Jesse Owens y el total de 24 que obtuvo la menguada delegación de los Estados Unidos.

Después de que se cancelaron las olimpiadas en 1940 y 1944, en pleno rescate de la Europa destruida por la Segunda Guerra Mundial, Londres inaugura su Olimpiada de 1948 dentro del marco de pobreza que generó la Segunda Gran Guerra, donde Italia, Japón y Alemania no participaron y gran parte de los bastimentos alimenticios fueron proporcionados por los Estados Unidos y Argentina. En 1952 la Olimpiada fue realizada en Helsinsky, a dónde llegó Italia por primera vez en la historia y se consagró el corredor checo Emilio Zatopek.

En 1956, por primera vez se incorporó el continente de Oceanía y Melbourne, Australia fue el centro del evento. Por estar prohibida la entrada de caballos de otras naciones, sin haberse sujetado a largas y complicadas pruebas de salubridad, las pruebas hípicas se realizaron en Estocolmo, Suecia. En 1960 se realizaron en Roma las primeras olimpíadas televisadas, donde Cassius Clay obtuvo la primera medalla de oro en boxeo que tiró luego al río al escuchar comentarios racistas. En 1964 se realizaron las olimpíadas de Tokio, dónde un japonés quedó en segundo lugar en judo, por lo que se suicidó dos años después, por haber humillado a su nación en el deporte más importante.

México 1968 fue la primera vez en la historia que se realizaban las olimpíadas en Latinoamérica. Diez días antes de los eventos se manifestaron 10,000 estudiantes universitarios contra el gobierno represivo de Díaz Ordaz, por lo que dicho Gobierno mandó matar a cerca de 300 estudiantes rebeldes que apoyaban al movimiento socialista global que se había iniciado en París. Por otra parte, los atletas negros se manifestaron contra el racismo de los Estados Unidos utilizando guantes negros cuando posaban en los pódiums de triunfo.

Munich 1972 fue otra Olimpíada en la que se manifestaron los grandes conflictos de la época, ya que cinco días antes de su clausura, un comando palestino secuestró a 9 judíos y asesinó a dos. Cuando se alcanzó un acuerdo para mandar a secuestradores y detenidos a Túnez o Libia, los rebeldes volaron el helicóptero matando a todos los rehenes, por lo que casi no se recordaron las 7 medallas de oro que obtuvo el nadador Mike Spitz.

En 1980, cuando se iniciaba la desintegración de la Unión Soviética, hubo un boicot internacional en protesta por la invasión de Afganistán. Las naciones participantes bajaron de 122 a 80 y ninguno de los récords logrados tuvieron trascendencia internacional. En la contraparte de los Angeles en 1984, los rusos las boicotearon de la mano de otras 14 naciones subordinadas. Mientras Carl Lewis lograba 4 medallas de oro en atletismo y se derrumbaba el socialismo real de la Unión Soviética.

En las Olimpíadas de Seúl en 1988 ya participaron 160 países y aunque Ben Johnson logró un nuevo récord en la carrera reina de los 100 metros, ésta fue anulada porque se comprobó el uso de drogas estimulantes. En Barcelona 1992 aumentó el número de naciones participantes a 172, a pesar de que ya no existían la URSS ni Yugoeslavia.

Durante la celebración del Centenario Olímpico en Atlanta 1996, una bomba casera explotó en el Parque del Centenario Olímpico y Carl Lewis ganó varias medallas de oro. Desafortunadamente hubo grandes errores en la organización y se podría considerar que el evento de Atlanta fue una olimpíada fallida. En Sydney 2000 participaron 199 países y se implantaron 28 nuevos récords mundiales y 60 olímpicos. Por vez primera se utilizaron las redes sociales en una mínima expresión.

En los juegos olímpicos de Atenas en el 2004 participaron 205 países con un presupuesto de 4640 millones de euros y la difusión inédita en 30 canales de televisión internacionales. Muchos señalan a este evento como el origen principal de la gran crisis de Grecia y luego de Europa que se manifestó en el 2007 que continúa hasta el presente. Bejing 2008 es la clara manifestación del liderazgo de China y Rusia frente a los Estados Unidos, mientras aparecen 100 millones de participantes en redes sociales por primera vez en la historia.

Por su parte, la recién terminada Olimpíada de Londres señala la predominancia de la comunicación por las redes sociales, al subir de 100 millones a 900, asimismo expresa el deseo de los poderes fácticos actuales, encabezados por la pequeña élite de multimillonarios para seguir liderando a todos los sistemas políticos y económicos existentes en todos los ámbitos del mundo global actual.

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)