Categories
Artículos

El cruel país del Cactus

 

En su novela “Under the Volcano”, el literato Británico Malcolm Lowry describe a nuestra nación como “El Cruel País del Cactus”. En esta novela, considerada una de las grandes del siglo XX y comparada con el Ulises de Joyce o Terra Nostra de Fuentes, se teje un drama existencial cuyo protagonista es un cónsul británico que vivía de día y bebía de noche; teniendo como escenario el México de 1936 que se funde entre lo mágico y lo diabólico, lo rural y lo urbano, la crueldad y la inocencia robada. Casi un siglo después nuestro país sigue siendo el mismo con diferentes actores, mostrando entonces como ahora, esa brutal heterogeneidad social. Al desposeído ya no se le llama pelado sino naco, al servilismo indígena heredada al mestizo, Lowry lo llama “lightning-swift fumbling thwarting courtesy” (rapida, torpe, frustrada cortesía) a los dueños del dinero, señores, a las cantinas, antros, a los borrachos, dipsómanos y así sucesivamente se puede deslizar el mismo espectro de la dominancia actual sobre la servidumbre humana, a veces obligada otras voluntaria pero siempre presente. Esta cruel barbarie se expresa hoy con las narco fosas, los decapitados colgados en los puentes y los sesenta mil muertos que durante el presente sexenio han sido brutalmente asesinados, incluyendo mas de 10,000 inocentes “bystanderd” absurdamente llamados por el gobierno como daño colateral.

¿Qué ha pasado? En una resumida historia ocurrieron tres sucesos: primero.- se acabó la dictadura perfecta (Vargas Llosa), que pactaba en lo oscurito con los narcos, previa jugosa comisión para los gobernantes. Segundo.- se nos impuso un modelo globalizador producto del consenso de Washington que busca diseminar el nuevo evangelio del mercado libre que nunca lo ha sido, y eufemísticamente se le ha llamado neoliberalismo. Tercero.- una fallida alternancia del poder que nunca elaboró un pacto social incluyente como el de Moncloa, durante la transición Española(1977) que incluía partidos políticos, sociedades civiles, empresarios y algunos sindicatos (rechazando la Unión General de trabajadores y la SNTE) buscando la gobernabilidad en esa difícil transitoriedad histórica. Tampoco la presidió un Adolfo Suárez sino que en la primera parte (2000-2006) el actor protagónico fue un Guazón y después un Yeltsin (2006-2012).

El resultado ha sido un país secuestrado no por uno, sino por cuatro carteles que practican Racketeering depredando al país con la anuencia complicitaria de una sociedad omisa y acomodaticia.

El primero, quizás el más pernicioso de todos, es el de los super empresarios, quienes fijan precios en “commodities and services”, como el cemento, la cerveza, los alimentos, las comunicaciones, y el entretenimiento incluyendo casinos de juego. El segundo, el de los cleptócratas del gobierno, que con sus clubes excluyentes (Partidos) no han permitido a la ciudadanía manifestarse, libremente generando la partidocracia “PAN, PRI y PRD”. El tercero el de los sindicatos que continúan como sanguijuelas adheridos a la ubre del erario nacional, y finalmente, el de los carteles de drogas, el más brutal y sanguinario de todos, pero probablemente en términos estadísticos el que afecta el menor número de mexicanos.

Empezaremos por el primero. Al apoderarse del mercado del cemento, estos oligarcas fijan precios con conocidas trasnacionales de Francia y Suiza para que el Leviatán y sus cleptócratas asociados construyan pésimas casas de interés social en espacios hacinados de 37 metros cuadrados (la norma internacional para no generar agresividad en una familia de cuatro es de 90 metros cuadrados), que muchas veces sus ocupantes tienen que abandonar por el riesgo de ser aplastados, así como calles y carreteras que al segundo año están plagadas de baches que parecen cráteres, o puentes que con un aguacero se derrumban como los construidos por Fidel Herrera en Veracruz. Las dos cerveceras “orgullosamente nacionales” asimiladas ya por dos transnacionales sirven para envilecer al pueblo manteniéndolo anestesiado para que no proteste, como lo hacían los soviéticos con el vodka que obsequiaban a sus ciudadanos. Con los alimentos que a base de exceso de carbohidratos nos han dado la medalla de oro en obesidad infantil y la de bronce en obesidad de adultos, para que uno de cada tres niños mexicanos nacido después del año dos mil padezca diabetes o hipertensión arterial con sus mórbidas consecuencias y un deletero menoscabo del erario nacional. Con las comunicaciones que no sólo están entre las más caras del planeta (Telmex) sino que dentro de poco servirán para vigilarnos como un Big Brother Orweliano, si es aceptado por el senado el Acuerdo Comercial Antifalsificacion (ACTA por sus siglas en Inglés) con el pretexto de evitar el robo de la propiedad intelectual en Internet, pero cuyo objetivo es el control del mismo como lo hace China. Calderón, a traves del Embajador de Japon en Tokio, lo firmó el mes pasado, en contra de la franca oposicion del congreso. “Last but not least”con el esparcimiento que busca hacernos esclavos del mercado (Televisa y Azteca) y embolsarse los cada vez más magros recursos de las clases menesterosas que son más de cuarenta millones de miserables en el suelo nacional y cuyo patrimonio es menor que el que posee un solo hombre en México: “el Ingeniero”. La valiente politóloga Dennis Dresser nos habla de la subordinante relación que ha favorecido al gran capital en México, sobre los otros actores comerciales y empresariales como son: “La captura regulatoria, la protección frente a la competencia y las políticas públicas que favorecen intereses particulares –la Elite Empresarial-“. Todo lo anterior ha producido no solo en México sino en el mundo, una hegemonía del Supercapital sobre las democracias, que como lo manifiesta Robert Reich en su libro Supercapitalism; borra los linderos entre el capitalismo y la democracia que al difuminarse han propiciando lo que Warren Buffet (ubicado entre los tres hombres mas ricos del planeta) denomina una lucha de clases en los últimos años y quien cínicamente acota “y mi clase la ganó”.

Continuamos con el segundo cartel. El de los cleptócratas que nos gobiernan, que con cada nuevo ejecutivo que asciende al poder de México Inc. su vacuidad intelectual se hace más manifiesta, particularmente cuando utilizan los foros internacionales, pero que además expresan su cinismo extremo, manifestando su omnipresente entropía cognitiva y su galopante estulticia.

Esta partidocracia mantiene coaccionado a un congreso débil y agachón que se opone a las candidaturas ciudadanas y a la reelección de legisladores, para no perder su coto de poder y mantener el corporativismo que prostituye las verdaderas democracias. A la postre este cartel gobiernícola se aferra al poder con el mismo Modus Operandi de los carteles del narco: plomo (asesinato de Luis Donaldo Colosio) o plata (fuga del penal de Puente Grande del Chapo Guzmán).

El tercero de estos carteles está formado por los sindicatos que son la otra pinza del pernicioso corporativismo que sufre la nación y que gozan de más lujos, canonjías prebendas y sinecuras, que poseen muchos empresarios exitosos, como yates Ferreti de cinco millones de dólares y relojes Adamier Piget de treinta mil dólares (Romero Dechamps del sindicato de Pemex), o mansiones millonarias en zonas exclusivas de la ciudad de México o San Diego California, amén del lujoso guardarropa Louis Vuiton y Escada que impúdicamente exhibe “la Maestra”, que dicho sea de paso se queja que a traves de su programa “Bécalos” de la Fundacion Televisa, esta se quiere apoderar de la SEP.

Finalmente los carteles de la droga, los más visibles en cuanto a su violencia y depravación y contra cuyas acciones parecería nos estamos acostumbrando como pueblo sometido, en un estado de indefensión aprendida, pues ya no solo cooptan jefes de las policías locales, sino además Generales como el Sub Secretario de Defensa (posible sucesor del General Galván en el próximo sexenio) Carlos Demetrio Gaytán Ochoa que según el periódico El Norte (Agosto 10 2012)a través de su ahijado el Mayor Reyna Muñoz está conectado con el cartel de los Beltran Leyva.

En Agosto 16 del 2010 en el Diario Milenio publiqué una página abierta como inserción pagada, exigiéndole como un simple ciudadano, al Presidente Calderón que debería actuar contra los carteles, reclamándole que: ” limpie la casa porque de no hacerlo vendrán de afuera a limpiarla” y que si le gustan las metáforas médicas practique “Cirugías Radicales (incluyendo) el cercenarse el brazo y cesar a la mitad de su gabinete (particularmente el de Seguridad) infectado”. Mi prediccion se ha cumplido y desde hace meses en “lo oscurito” Washington esta cabildeando (El Norte Agosto 9 de 2012) con el presidente de los sesenta mil muertos, que los “Seals” entren al territorio mexicano y con una cirugía radical y expedita aniquilen al Chapo Guzman, como lo hicieron con Bin Laden. Por fortuna todavía hay militares con honor y pundonor en el ejército y la marina, que se han estado oponiendo a su proclividad de hacer cosas opacas como la ya mencionada firma en Tokio de ACTA.

Estos cuatro carteles no son compartimentos estancos pues poseen amplios vasos comunicantes como lo demuestran la relaciones de Fox con Olegario Vásquez Raña o Cosme Mares el rey de los contrartos carreteros, a quien se le acabo la plata y fue rescatado con dinero del erario para concluir carreteras inacabadas. Las de Calderón con Azcárraga quienes a través de sus pajecitos y pajecita (Josina Vásquez Mota) impulsaron la Ley Televisa en el congreso, o del mismo Calderón con Slim maniatando a la Cofitel para que no se ejerza una multa de mil millones de dólares que se conmutó por supuestos beneficios a los consumidores. De igual manera el cartel gobiernicola tiene relaciones con el mayor lavador de dinero del cartel de Beltran Leyva a través de Francisco Ocaña Pradal quien usando de intermediaria a Laura, una socialité arribista, departe por igual en bodas y fiestas con Enrique Peña Nieto del PRI, cuando era Gobernador del estado de México, Estrada Cagijal del PAN cuando era gobernador del estado de Morelos y Dolores Padierna exdelegada (Delegación Miguel Hidalgo), esposa del inefable Bejarano del PRD (Anabel Hernández)

Los sindicatos como el de “La Maestra”, imponen directores de grandes paraestatales como el del ISSSTE (Yunes Linares) Subsecretarios como el de la SEP (su propio yerno) y un séquito de más de 20 legisladores del Panal y vendidos de otros partidos, amén algunos senadores, que son el gozne que actúa como fiel de la balanza para el rechazo o aprobacion de leyes en el congreso. El poder judicial no se queda excluido de las instituciones corruptas, habida cuenta que jueces federales liberaron de la prisión a importantes capos como el Texas y el “Güero” Palma (2002).

Los supercapitales de México también arropan con su “Safety Net” de trabajos “Pre Aporte” a los funcionarios públicos que dejan el gobierno, como el sonado caso de Tello Peón quien después de ser renunciado de su puesto de Subsecretario de Seguridad Federal, por su supuesta participación en el escape del Chapo Guzmán, fue cobijado por Cemex como encargado de seguridad de esa empresa Regiomontana; o el caso de Guillermo Ortiz quien pasó del Banco de México al banco de Roberto González Barrera, Banorte; o Esteban Moctezuma quien de la Secretaria de Gobernación pasó a una vicepresidencia de Televisión Azteca; o de Genaro Borrego quien despues de dejar la presidencia del PRI y la gubernatura de Zacatecas paso a ser Director de la Regia Femsa (OXO y Coca Cola), y un largo etcétera.

¿Qué podemos hacer? Primero que todo, apoyar a las juventudes actuales que parecen tener más testosterona circulante, que la nuestra, pero bajo las premisas de moderación y no violencia. Que recuerden que Gandhi luchó contra el mayor imperialismo de su época y lo derrotó. Segundo, que exijan se hagan públicas las declaraciones patrimoniales del presidente electo y de los 21 gobernadores del PRI, como en Estados Unidos se le esta exigiendo al candidato Mitt Romney, pues sólo así se podría configurar un delito, el de enriquecimiento inexplicable, que siempre podrá ser explicado por sobornos o tráfico de influencias. Tercero, que se establezcan mesas de debate con agrupaciones de la sociedad civil, como “yo soy # 132” y los dirigentes del PRI,PAN y PRD, así como activistas independientes, incluyendo al poeta Sicilia, el director de FUNDAR (Miguel Pulido), Dennis Dresser y Sergio Aguayo Quezada entre otros, sobre los seis temas nacionales mas urgentes: Educación, Salud, Energía (incluyendo CFE Y PEMEX), el sindicalismo corporativista y su participación en la pasada votación, Economía y financiación incluyendo Pidiregas; y finalmente narcotráfico y violencia y “la posible” despenalización de ciertas drogas que si se llegara a efectuar sería la más terrible hecatombe que le puidiera pasar al país donde el Estado de derecho esta ausente.

Estos debates deberán incluir directamente al presidente electo (sin teleprompter), con moderadores neutrales como Carmen Aristegui. Sólo así sabremos verdaderamente de que esta hecho EPN y si es producto de la meritocracia o la cleptocracia. De esta manera buscaremos defender la soberanía popular, no la de la nación porque esa esta infiltrada por los carteles mencionados sino de donde debe emanar la voluntad ciudadana: del pueblo que habita este cruel país, que debería ahora llamarse “El Cruel Pais de los Carteles”, pues no solo asesina a sus mejores hombres (Madero, Zapata , Carranza y Colosio ) sino lo que es peor, ignora a los más capaces ( Manuel Eduardo de Gorostiza Diplomático y Educador autor del primer Plan Nacional de Educación 1789-1851, Alfredo Ramos Martínez nacido regiomontano y muerto en Los Angeles California en 1946, quien primero triunfó en Francia y Estados Unidos como gran Pintor de Oleos y Acuarelas y es considerado el padre del Muralismo Mexicano (aunque no reconocido por todos) y de la pintura costumbrista. Juventino Rosas Cadenas quien nació en Guanajuato en 1868 y murió a los 27 años en la más sórdida pobreza y tuvo necesidad para sobrevivir de vender los derechos de autor de “Sobre las Olas” y “lazos de Amor”, habiendo sido reconocido solo postmortem; Dr. Enrique Cabrera Cossío nacido en la capital en 1918 y fallecido después de un autoexilio en Cuba de un tumor cerebral que fue operado sin éxito en Moscú (1964). Este gran investigador y cardiólogo abandonó el país por presiones debido a sus ideas de izquierda y por la envidia que despertó al político Cardiólogo -más lo primero que lo último-, Ignacio Chávez; Juan Celada Salmón (1916-) inventor del fierro esponja y con más de 389 patentes todas ellas aprovechadas por HYLSA y el Grupo Monterrey; el Dr. Clemente Robles Castillo nacido en 1907 en San Cristóbal de las Casas Chiapas y falleció a los 94 años con una sorprendente lucidez de la cual yo pude beneficiarme en algunas conversaciones. Este galeno, mediante el uso del prazicuantel combatió la cisticercosis cerebral, salvando a cientos de miles de vidas; o Mario Molina-Pazquel premio Nobel de Química quien en una agradable charla que sostuvimos en Boston, se quejaba de la falta de oportunidades en México para los jóvenes científicos y primero lo hizo asesor personal Barak Obama que Calderón le construyera un Instituto de Ciencias de la Tierra; y un largo etc.)

Triste realidad la nuestra, la de “El País de Uno” como Dennis Dresser titula su reciente libro, donde nos muestra nuestra lacerante corrupción, disecando con fino escalpelo los meandros malolientes de nuestra vida nacional y la pasmosa indolencia de nuestra sociedad civil complicitaria, todos ellos afectados del virus de la Corruptofilia (Cuadrivio 2009. Dr. Eduardo García Flores). En Mexico no se mueve la balanza de la ley si no es lubricada, dejando al descubierto que “casi todos” en el ámbito público, o privado, son corruptos, y si no lo son es porque no han tenido oportunidad, pero quisieran serlo.

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)