Categories
Artículos

El Supremacismo Blanco (III)

Los Estados Unidos nunca ha sido una nación indivisible, pero ahora las divisiones son más visibles que antes. Estados Unidos está fracturado, todavía en medio de la misma batalla básica por la unidad. Por lo     que no se sabe si sucumbirá a la visión arcaica de una teocracia cristiana de supremacistas blancos.

Republicanos del Congreso han llamado a la unidad para dar sentido a la impunidad de los alborotadores del 6 de enero, la impunidad de Trump y la de todos los miembros del Congreso que provocaron y facilitaron su ataque. Se trata de otra manifestación del supremacismo blanco, pero ahora carecen de la complicidad que necesitan para seguir adelante y olvidar los crímenes del 6 de enero.

Biden y Harris no pueden por sí solos inspirar la unidad, ya que unir a un país es un proyecto cultural y político doloroso y a largo plazo. Abordar los agravios históricos tardaría décadas. Aunque se podría empezar con un compromiso de lealtad a la nación, a la igualdad, la diversidad, la inclusión y a un sentimiento de unidad.