Categories
Artículos

Religión y Política

Todas las religiones han estado ligadas al poder y han sido los instrumentos de la dominación. La cruz, la espada y el dinero han formado una alianza muy sólida a través de la historia.

La religión católica fue el mayor poder religioso, político, económico y militar del feudalismo. Ostentaba el poder religioso unificado en la cabeza del Papa, participaba del poder militar a través de órdenes militares que dieron origen a los santos y era la infraestructura de feudos como parte de la nobleza. De modo que todos, pobres y ricos daban tributos a la iglesia. Además dominaba sobre pobres y plebeyos con las promesas del cielo y la amenaza del infierno.

Era tan grande el poder de la iglesia católica que estaba ligada a los intereses del feudalismo que la burguesía tuvo que crear su propia religión para imponerse sobre el feudalismo. Por lo que hoy existen iglesias evangélicas para todos los gustos, incluyendo a los gays.

Pero pastores y jerarcas de las iglesias quieren ser el poder mismo y aprovechando el clientelismo de la fe se hacen elegir por sus feligreses para las corporaciones públicas o para alianzas con políticos.

Iglesia, política y poder son tres personas distintas con solo un fin verdadero. Ya que en el reino de dios nadie responde por nada.