Categories
Artículos

Cambio Climático Virtual

Joe Biden ha invitado a una cumbre virtual contra el cambio climático. Según la Casa Blanca, la reunión se celebrará del 22 al 25 de abril y han sido invitados los líderes de 17 países que son responsables del 80% de las emisiones globales, así como a los dirigentes de otras naciones que sufren los efectos del cambio climático y quieren combatirlo.

Antes de la Cumbre, la Casa Blanca dijo que anunciará unos ambiciosos objetivos para reducir las emisiones de carbono bajo el Acuerdo Climático de París, del que se salieron los Estados Unidos bajo el Gobierno de Trump y al que Biden se reincorporó en su primer día como presidente. El objetivo de la cumbre es invitar a otros países a formular sus propios compromisos para reducir los gases de efecto invernadero.

Entre los líderes latinoamericanos invitados están los presidentes de Argentina, Colombia, Brasil, Chile y México. Otros invitados son el presidente turco Recipe Tayyip Erdogan y el rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz, quién tiene las mayores reservas de petróleo en el mundo.

También se espera a la presidente de la Comisión Europea (CE) Ursula Van der Leyen, Angela Merkel, Emmanuel Macron, el presidente de España, Pedro Sánchez y el primer ministro británico, Boris Johnson.

Estados Unidos espera que la reunión sirva para preparar la cumbre del clima de Glasgow que fue pospuesta por la pandemia y tendrá lugar entre el 1 y el 12 de noviembre de este año.

Bush y Barak Obama ya habían convocado a cumbres similares para abordar el problema del calentamiento global, pero Trump dejó de organizar estas reuniones durante su mandato, rescindió decenas de regulaciones medioambientales y siempre se posicionó del lado del sector de los combustibles fósiles.

Biden quiere hacer del cambio climático un eje central de su mandato y por ello creó el puesto de “enviado especial del clima de Estados Unidos” y nombró al ex secretario de Estado John Kerry prometiendo invertir 1.7 billones de dólares en energías limpias. Lo que hará que Estados Unidos reduzca mucho sus emisiones de efecto invernadero para el 2050 y se evite una catástrofe mundial que acabe con el género humano.