Categories
Artículos

Un debate que no se da

En su reciente reunión con empresarios, el secretario de energía Pedro Joaquín Coldwell les invitó a no permitir que prevalezcan únicamente los argumentos de quienes se oponen a la reforma energética propuesta por el gobierno federal.

Llama la atención la ausencia de argumentos del mismo secretario de energía y de los directores de Pemex y CFE, para explicar algunas interrogantes que plantean muy reiterativamente quienes se oponen a esta reforma:

Admiten que anualmente le roban a la CFE 60 miles de millones de pesos en electricidad y no presentan un plan eficaz para resolver a corto plazo esta ilegalidad, y reducir con ello su precio de venta en un 20%.

Insisten en la no rentabilidad de construir refinerías porque hay mucha capacidad instalada en norteamérica, pero los propios números de Pemex demuestran la adquisición de ese servicio al doble del costo correspondiente a una refinería propia, pero seguirán importando gasolinas en el resto de este sexenio.

En el año 2008 Pemex acumuló deuda pidiregas por 90 miles de millones de dólares, con el pseudoargumento que la paraestatal no tenía recursos para invertir; sin embargo, los tendrá para cubrir esa deuda multiplicada por tres; y en los primeros 10 años ya encontró la forma de pagar otro tanto del total recibido. ¿No existirá una opción de crédito a menor tasa de descuento, que permita de inmediato eliminar la usura heredada de pidiregas?

La dirección de Pemex no ha mostrado su involucramiento para reducir el paternalismo sindical que impide el aprovechamiento efectivo de 150 miles de trabajadores (el Corporativo y los Servicios Médicos, son un 18% del total), ni la generalización del cohecho en funcionarios de medio y alto nivel relacionados con el otorgamiento de contratos, que es causa común. La ordeña de ductos y el despacho incompleto en estaciones de gasolina, tampoco han sido atacados con efectividad.

Por qué los funcionarios antes citados, en sus muy frecuentes declaraciones y comparecencias no exponen sus argumentos para precisar la problemática antes expuesta y sus opciones de solución inmediata: Son los directamente responsables de administrar con eficacia y honestidad a Pemex y CFE, conforme lo establece la Constitución.

Me pregunto si estarán enterados los legisladores del Congreso de la Unión, de la trascendencia de la reforma energética carente de sustento que propone el ejecutivo. ¿Dejarán para la posteridad sus argumentos individuales de respaldo, los diputados y senadores que voten a favor de la reforma?

Monterrey N.L. 23 de noviembre de 2013

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)