Autonomía nacional en la producción de gasolinas

crude

Ante la pretensión del actual Presidente de Estados Unidos de gravar las importaciones de productos mexicanos, es conveniente lograr a corto plazo nuestra autosuficiencia en la refinación de petróleo, para reducir la exportación de crudo y la importación de productos refinados: Obtendríamos un beneficio económico importante y mayor autonomía energética. 

 

El comercio de hidrocarburos entre ambas naciones ha sido cuantioso: En el año 2016 exportamos a la Unión Americana 600 miles de barriles diarios (MBD) de crudo, a precios internacionales; también les vendimos 186 MBD de productos petrolíferos, en su mayor parte combustóleo a muy bajo precio.  Les importamos 800 MBD de gasolinas en ese mismo año, con un valor de 19 miles de millones de dólares (MMD), y un diferencial de precio sobre el crudo de 29 dólares por barril. (Cabe señalar que a otras regiones de Asia y Europa exportamos otros 600 MBD de crudo)

 

La primera acción propuesta sería recuperar la producción de las refinerías mexicanas, al menos a la lograda en el año 2014, de 1,385 MBD; representan un 87% de eficiencia sobre la capacidad instalada. En el año 2016 se redujo la producción a 1,120 MBD (70%), y ha obligado a importar 265 MBD adicionales de gasolinas en el año, implicando una erogación extra por refinación de 2,800 millones de dólares. El Director General de Pemex asumiría la responsabilidad de eficientar a muy corto plazo las refinerías mexicanas, y el Gobierno Federal le brindaría los recursos necesarios; también deberán explicar el porqué de esa caída en producción.

 

Otra acción estratégica para obtener autonomía energética sería construir una refinería de alta tecnología para producir 300 MBD de gasolinas, cuya inversión es de 15,000 millones de dólares y se puede construir en 3 años, aprovechando la ingeniería ya desarrollada para el proyecto Bicentenario. Difícil de entender a un gobierno federal cuyo presupuesto anual es de 5 billones de pesos (5 millones de millones de pesos), y no pueda destinar en cada uno de los tres años 100,000 millones de pesos: Representa el 2% del presupuesto en cada año y tiene muy alta tasa de retorno. El impacto en la economía interna y la generación de empleos, sería crucial para el crecimiento del país.

 

La reciente Reforma Energética abrió a la inversión extranjera la explotación de los recursos petroleros mexicanos, sin limitaciones y con muy altas utilidades: Fue una concesión muy relevante del gobierno mexicano para las grandes empresas petroleras norteamericanas: El Presidente Trump no parece saberlo y tampoco ofrece la más mínima reciprocidad. Es momento de llevar a cabo medidas nacionalistas como las antes expuestas.