Fin de los Estados Unidos

finusa

Debo reconocer que el triunfo inesperado de Donald Trump en las elecciones del día 8 de noviembre ha sido una gran sorpresa para mí y para la gran mayoría de quiénes intentamos estar informados de lo que sucede en el mundo día con día. Con la nueva forma de comunicación de la mayoría de los seres humanos, es evidente que la percepción emocional supera por completo a la racional y quiénes dominan los actuales medios de comunicación masiva van tomando el control político y económico del mundo aunque carezcan de los más elementales conocimientos que se requieren para liderar una nación.

Al margen de quien haya quedado como presidente de los Estados Unidos, nuestra opinión es que ya no habrá manera de que la gran nación estadounidense vuelva a integrarse como sucedió durante más de dos siglos, cuando se convirtió en la máxima potencia mundial, tanto en el campo de la economía como en la de la fuerza bélica. Ya que los intereses de las dos principales vertientes políticas son totalmente opuestos y ya no pueden coexistir como lo hicieron en el pasado.  

Pero no ha sido solamente el conflicto originado por estos procesos electorales del presente la única causa que han originado esta profunda división interna en los Estados Unidos que se antoja apocalíptica, sino una infinidad de eventos de muy diversa índole que han ido propiciando un cisma político, económico, social, cultural y mitológico que está determinando que como en todos los imperios de la Historia, su declinación será causada por sus propios altos dirigentes políticos y los dueños de los grandes capitales y propiedades.

Por lo que intentaré describir algunos de los hechos más visibles de este colapso del gran imperio que ahora se inicia: 

1.- Con el siglo XX terminó el modelo económico industrial y se inició una nueva fórmula de producir riqueza mediante la tecnología y las ciencias de la nueva era digital.

2.-Aunque produce muchas riquezas, la alta tecnología de las ciencias digitales no requiere de gran cantidad de trabajadores, por lo que el desempleo ha crecido mucho y los salarios tienden a la baja.

3.- Las macroempresas que generaban altos ingresos en EUA emigraron hacia los países de Asia Oriental para eludir el pago de impuestos, los compromisos laborales, ecológicos y de servicios médicos y sociales generando una enorme clase media alta que ha superado con mucho a la clase media de todos los países de Occidente.

4.- Los paradigmas fundamentales de Occidente de acumulación y transmisión de poder político, más el propósito permanente de incrementar la posesión de bienes materiales han ido a la baja por razones obvias.

5.- Creció el número de inmigrantes de muy diversas etnias a los EUA, al grado de que ya son mayoría en la población total.

6.- El criterio de que una educación de nivel medio o universitario facilita el ascenso de las personas en su nivel social y económico ha dejado de funcionar y los jóvenes de ahora prefieren empezar a ganar dinero antes de ir a la universidad, lo que ha generado una sociedad muy diferente a la que existía hace apenas dos décadas y con una tendencia a ser ‘free lancers’ y a viajar por el mundo.

7.- Se privatizaron la mayoría de los servicios que proporciona el Estado como la educación, el servicio médico, la producción de drogas medicinales, los hospitales, las compañías aseguradoras, las cárceles, etc. y se otorgaron a las grandes familias de multimillonarios que controlan al País desde principios del siglo XX.

8.- El criterio Occidental de ejercer el dominio en otros territorios mediante el uso del poder bélico ha ido decreciendo debido a sus altos costos, a la bancarrota en que viven la mayoría de las grandes potencias y a que China ha encontrado fórmulas muy efectivas de control a otros países que son mucho más económicas y sin violencia. Eso está permitiendo a China el control de grandes rutas comerciales, de materias primas fundamentales, de alimentos básicos y de commodities.

9.- Los criterios tradicionales de los derechos humanos fundamentales se vinieron abajo frente a las eficientes decisiones autocráticas del Gobierno de China y ahora muchas grandes potencias tratan de eliminar a sus enemigos mediante argucias legales o simplemente con armas robóticas cuyos propietarios no pueden ser identificados y enjuiciados. 

Adenda: Si a estos elementos geopolíticos que están afectando a la población de los Estados Unidos en diversas formas se añaden los grandes cambios de la sociedad estadounidense a nivel de su vida doméstica y familiar se puede observar que la mayoría de las familias ya no siguen la vieja tradición cristiana del matrimonio, ya no son numerosas y se presentan muchos casos de divorcios múltiples que generan una sociedad poco estable cuyas posibilidades de una convivencia pacífica son escasas.

 No tengo la menor idea de lo que sucederá con los Estados Unidos en el corto plazo, pero no hay duda de que ya no volverá a ser como antes y ni siquiera logrará el control de su propio territorio en Norteamérica que quedará en disputa permanente entre los dos grupos antagónicos que disputaron las elecciones de hoy.