Un Mundo Menos Violento

menos violencia

La cantidad de conflictos violentos en el mundo ha caído en forma dramática en las décadas más recientes. Entre 1990 y 2014 el número total de eventos violentos cayó en un 40%. Aunque siempre existen casos de extrema violencia como el de Siria, los conflictos actuales tienen menos niveles de violencia, quizá porque las guerras modernas tienden a ser pequeñas y regionales, Además de que las guerras entre las grandes potencias no han ocurrido por más de 70 años. Por su parte, el terrorismo es solo una preocupación para quienes viven dentro de la zona de violencia. Para un estadounidense la posibilidad de morir en un ataque terrorista en su país es de 1 en 45 millones.

Aun cuando ahora mismo existen fuertes conflictos en el Medio Oriente, en Latinoamérica y en muchas regiones más como Siria, Yemen, Ucrania y otras naciones asiáticas y africanas, los investigadores de la ciencia política sugieren que la mayoría de ellos son difíciles de resolver pero sus estudios señalan que el promedio de duración de esas guerras es de 10 años y pueden ser morigeradas por el involucramiento de estados externos. Pero estos conflictos actuales no pueden compararse con la crueldad de las Guerras Mundiales y con las muertes generadas durante la Guerra Fría. De acuerdo al Center for Systemic Peace, no debe perderse de vista que aun cuando han desaparecido las guerras entre los estados-nación cayendo de 40 guerras en los ochentas a cero en la actualidad, las guerras civiles y los ataques terroristas son ahora más comunes que hace dos décadas.

Según el Center for Systemic Peace, las guerras civiles son la peor experiencia que puede tener un país. En los países desarrollados son particularmente devastadoras ya que destruyen las instituciones y las distintas formas de vida, llevando a naciones completas al caos total. Y más aún cuando son acompañadas de crecimientos demográficos rápidos que propician los fenómenos migratorios. La guerra de Siria es un ejemplo claro de esta situación, donde hay 65 millones desplazadas de sus hogares dentro de las fronteras de sus países y más de 21 millones de refugiados internacionales que constituyen la cifra más alta en muchas décadas.

También los ataques terroristas van en aumento y en el año 2016 se establecerá el récord histórico en término de muertes por terrorismo ya que ahora mismo se aproxima a los niveles del 2001 y el 2007. Mientras que los países de Europa Occidental se han convertido en el territorio de la lucha contra el terrorismo originado en Afganistán, Irak, Pakistán, Yemen, India y Nigeria.

Por otra parte, mucha gente cree que el mundo se ha vuelto más inseguro y en realidad lo es, pero no por las guerras, sino por razones del desequilibrio ecológico causado por el clima y los sismos, además de que el desarrollo del mundo es cada día más complejo. La mayoría de los economistas sospechan que la capacidad de crecimiento de la inteligencia artificial para desarrollar tareas que antes eran exclusivas de los seres humanos, modificarán los mercados laborales, comerciales e industriales. Haciendo surgir un mundo muy diferente al que surgió en la posguerra. Según el libro escrito por el Consejo de Relaciones Exteriores de Patrick Stewart, esta situación es un burdo mosaico de la realidad creada por las nuevas instituciones formales e informales del mundo actual.

Muchos analistas políticos sostienen que la confluencia de estos nuevos fenómenos ha modificado por completo a la geopolítica, al grado de que algunos piensan que podría surgir una nueva ideología global anárquica. Pero no se debe confundir la realidad de una nueva complejidad en la geopolítica con la existencia de un mayor peligro de violencia en la sociedad actual.

Debido a la gran matanza que persiste en el Medio Oriente, la tasa de muertes de todo el mundo subió de 0.3 por cada 100,000 personas en el 2011 a 1.4 en el 2014. Sin embargo, es mucho más bajo al promedio que prevaleció durante la Guerra Fría. Según el libro de Rachel Klenfeld de la Fundación Carnegie se estima que en ciertos países ya se ha superado la violencia extrema en los últimos años y el mundo se encamina hacia un período de paz más duradero.

Por desgracia, en la era actual los medios de comunicación son más poderosos que nunca y se escuchan muchos casos aislados de barbarie mientras existe poca difusión de los hechos reales que van conduciendo a una paz perdurable. Esa situación lleva a exagerar los peligros reales actuales y a olvidar los horrores del pasado que no fueron documentados por los medios.

Según el reconocido psicólogo Steven Pinker y el presidente actual de Colombia, el mundo vive una realidad en la que 5 de cada 6 personas habitan en regímenes que están totalmente libres de conflictos armados. Por más que pueda parecer que el ser humano es prisionero de fuerzas que están fuera de control se puede diagnosticar con certeza que la sociedad global actual entregará un mundo mucho más digno y pacífico que en el pasado inmediato.

Adenda: Como pudo observarse en la última reunión de la G-20 en China, todos los países asistentes, sin excepción, trataron de ocultar sus políticas particulares en materia bélica, en los asuntos relacionados con el terrorismo internacional, en los temas del cambio climático y en los demás asuntos de los grandes sismos en los litorales del Pacifico Oriental. También fue obvio que se ocultara la grave crisis monetaria y financiera que ahora asfixia al mundo.

Quizá porque ya se dieron cuenta que durante 70 años todos los problemas se resolvieron sin tener que recurrir a las grandes guerras o porque los dirigentes políticos actuales se sienten asustados por los eventos apocalípticos que ISIS ha pronosticado para el 2017.