La Peligrosa Declinación de EUA

 

 

 

th.jpeg

 

Según el eminente lingüista y activista norteamericano Noam Chomsky, los Estados Unidos siempre han sido una sociedad colonizadora. Desde antes de constituirse en Estado ya estaba eliminando a la población indígena nativa, lo que significó la destrucción de muchas naciones originarias. Sostiene Chomsky que desde 1898 se volvió hacia el escenario internacional tomando control de Cuba, para luego invadir Filipinas masacrando a cerca de 200 mil personas.

 

 

En una prolongada entrevista del pasado febrero 7 Chomsky narraba la historia oculta de los Estados Uniidos que luego invadió a Hawai 50 años antes de incorporarlo como un estado más. Después de la Segunda Guerra se convirtió en potencia internacional con un poder sin precedentes en la Historia, un magnífico sistema de seguridad, controlando el Hemisferio Occidental y los dos océanos, trazando planes para organizar al mundo según su propio criterio.

 

 

Decía Chomsky que el poder de EUA ha disminuido con relación al que tenía en 1950, cuando acumulaba el 50% del PIB mundial y ahora solo es el 25%. Pero considera que EUA sigue siendo el país más rico del mundo y que su nivel bélico es inmenso. Considera Chomsky que EUA es un país de un solo partido político, el partido de las empresas y los negocios, con dos facciones, demócratas y republicanos. Pero cree que ya no se puede seguir hablando de esos dos organismos políticos, ya que cambiaron por completo durante el período neoliberal.

 

 

Dice Chomsky que los republicanos modernos se autodenominan demócratas, mientras que la vieja organización republicana ya no existe cuando ambas partes se movieron a la derecha durante la época neoliberal, cuando sucedió lo mismo en Europa. El resultado es que los nuevos demócratas de Hilary Clinton han adoptado el programa de los viejos republicanos, mientras que éstos fueron desplazados por los neoconservadores. De modo que en las campañas actuales solo se gritan unos a los otros, mientras que sus proyectos políticos son aterradores.

 

 

Un ejemplo que da Chomsky es el de que los candidatos republicanos niegan el calentamiento global y dicen que los gobiernos no deben hacer nada al respecto, a pesar de que el calentamiento global – según los científicos – es el peor problema que la especie humana haya enfrentado jamás y el mundo va al desastre total. Pero los republicanos pretenden aumentar el uso de combustibles fósiles que acabarían con el mundo en solo una o dos generaciones. En Europa ocurre lo mismo y millones de personas huyen de Libia y de Siria hacia Europa, lo que hace pensar que algo mal se ha hecho en el mundo en los últimos 300 años.

 

 

Dice Chomsky que este tipo de problemas no existían hace 15 años son la consecuencia de la invasión de Irak que la considera como el peor crimen del siglo XX y ahora Irak está clasificado como el país más infeliz del mundo, ya que la invasión cobró la vida de cientos de miles de personas y generó millones de refugiados que tuvieron que ser acogidos por los pobres países vecinos, además de que instigaron el conflicto entre sunitas y chiitas que no existía antes de la invasión.

 

 

Las atrocidades de la invasión propiciaron la creación del monstruo conocido como el Estado Islámico que nació con financiamiento de Arabia Saudita, uno de los principales aliados de los EUA en el mundo. También señala Chomsky que en la guerra de Sudán los intereses de las grandes potencias expulsaron a poblaciones enteras de las zonas agrícolas y se crearon crisis de subsistencia tan espantosas como ahora sucede en Siria.

 

 

Continúa Chomsky diciendo que si el nivel del mar sigue subiendo se va a tragar a cientos de millones en Bangladesh, mientras que los glaciares del Himalaya se derriten poniendo en riesgo el suministro de agua para el Sur de Asia. Plantea además lo que sucederá con los miles de millones de personas de esa región del mudo y considera que este es el momento más importante de todos en la historia de la humanidad.

 

 

También mencionó el Boletín de Científicos Atómicos y su Reloj de Apocalipsis para recordar que los especialistas sostienen que en la Conferencia de París sobre el calentamiento global no fue posible conseguir un tratado vinculante entre las naciones asistentes, ya que los republicanos no lo aceptarían. Dicho tratado podría haber servido para impedir una tragedia como nunca ha existido en la historia de la humanidad.

 

 

Otro aspecto de la gran vulnerabilidad que existe en el mundo actual – decía Chomsky – es la posibilidad cada día mayor de que estalle una guerra nuclear ya que los Estados Unidos tienen 800 bases militares alrededor del mundo e invierte en su ejército tanto como lo hace el resto del mundo en su conjunto. Ninguna potencia tiene soldados peleando en todas partes del mundo, mientras que la otra gran potencia que es China tiene una política defensiva y no posee un gran programa nuclear.

 

 

Señala Chomsky que el caso de Rusia es diferente y es el más grave ya que tiene un sistema militar enorme. Y tanto Rusia como los Estados Unidos están actuando ahora mismo como si la guerra nuclear fuera posible, lo cual considera Chomsky como una locura colectiva. Cree que la guerra nuclear es irracional y que solo debería suceder en caso de accidente o por error humano. Aunque admite, al igual que el Perry, el Ex Secretario de la Defensa de EUA que la amenaza de una guerra nuclear es mayor ahora que cuando la Guerra Fría y estima que el mayor riesgo se concentra en la proliferación de incidentes que involucran fuerzas armadas de las potencias nucleares.

 

 

Ahora mismo, las provocaciones de EUA a Rusia son constantes, ya que la OTAN está llevando a cabo maniobras militares a 200 metros de la frontera rusa con Estonia. Otro tanto sucede en la frontera de Turquía donde un bombardero ruso voló sobre territorio turco durante 17 segundos y fue derribado. Algo similar ocurre a diario en el Mar de China, concluye Chomsky.

 

 

Adenda: Las profundas y documentadas observaciones de Chomsky indican que quiénes tienen el control del poder bélico y político de los Estados Unidos no están conscientes del grave riesgo de que el mundo desaparezca, ya sea por falta de control en el equilibrio del calentamiento global o por errores en la inteligencia o en la estrategia bélica diseñada en los diversos territorios del mundo actual. Y otro tanto sucede con los altos dirigentes políticos y bélicos de Rusia.