Colapso de la Clase Media en USA

clase

Un análisis reciente realizado por The Pew Charitable Trusts encontró que la clase media estadounidense se redujo en forma considerable entre el 2000 y el 2013. Pew define los hogares de clase media como los que ganan entre el 67% hasta el 200% de los ingresos medios de un estado. Con ese criterio se puede definir a un amplio sector de los Estados Unidos, desde los estados más caros como Maryland, con un promedio de ingreso de 72,483 dólares de la clase media, 48,327 dólares de la clase media baja y 144,966 de la media alta. Mientras que en estados baratos como Mississippi, el ingreso promedio sería de 37,963 dólares, en la media baja de 25,309 y en la media alta de 75,920 dólares anuales.

Hace un año, ‘The Economist’ señalaba que se advertía claramente un descenso de la clase media en los Estados Unidos en 7 ámbitos de la vida que ya no se podían alcanzar. En su análisis histórico de las clases medias señalaba que sus miembros no eran ricos ni pobres, pero describía una categoría de ingresos y un conjunto de actitudes características de dicha clase social. Entre ellas estaba la posesión de una cantidad razonable de ingresos discrecionales que se percibía como ‘estabilidad’. Mientras que algunos analistas señalaban que el monto de ingresos promedio por hogar de la clase media era de 54,000 dólares anuales.

Según Diane Farrell, ex directora adjunta del Consejo Económico Nacional de los Estados Unidos la pertenencia a la clase media comienza en el punto en el que una persona o familia destina un tercio de sus ingresos para fines discrecionales una vez que ha satisfecho los gastos de comida y de habitación. Dicho de otra forma, una persona que gana 3000 dólares por mes tendría 1000 dólares libres después de haber pagado su hipoteca o renta de su casa, los servicios públicos y las facturas de sus adquisiciones.

Aunque existe cierto grado de debate sobre el ingreso exacto de un hogar de la clase media, se puede tener una idea clara de que quiénes pertenecen a ella son los que cuentan con un trabajo estable. La clase media actual se integra con obreros y trabajadores calificados más trabajadores de cuello blanco, muchos de los cuales enfrentan problemas financieros.

Hace 50 años, el mayor empleador en los Estados Unidos era la General Motors, cuyos trabajadores ganaban el equivalente a 50 dólares por hora – a valor actual – y hoy en día el mayor empleador en los Estados Unidos es Walmart, que paga alrededor de 8 dólares por hora. De modo que la clase media ha cambiado mucho y ahora hay una serie de lujos que ya no puede permitirse. Dichos elementos están en la lista de gastos básicos y algunos eran necesidades y artículos típicos de la clase media que en la actualidad muchas familias no pueden pagar.

Al hacer una síntesis de dichos elementos pueden encontrarse siete elementos básicos que se han perdido:

En primer lugar las vacaciones que ahora no pueden pagar muchos asalariados, sin sacrificar alguna otra cosa. En el 2015 se encontró que el 54% de los estadounidenses dejó de comprar televisores o computadoras para poder salir de vacaciones. Otros redujeron sus idas al cine (47%), a restaurantes (43%) o compra de ropa nueva (43%).

En segundo lugar está la compra de autos nuevos. Ya que ahora muy poca personas de la clase media pueden permitirse el lujo de comprar un auto nuevo por año. Según Interest.com en una encuesta realizada en 12 grandes ciudades de EUA sólo en Washington DC los clasemedieros pueden pagar por año un auto nuevo.

En tercer lugar están las obligaciones a pagar. Se encontró que más de 160 millones de estadounidenses tienen tarjetas de crédito y en promedio cada hogar debe más de 15,000 dólares. Dinero Zina evaluó el crecimiento de la deuda y del ingresos en las últimas décadas y encontró que en 1980 el crédito al consumo por persona fue de 1540 dólares y alcanzaba el 7.3% del ingreso familiar promedio de 21,000 dólares. En el 2013 la deuda de los consumidores era de 9,800 dólares por persona alcanzando el 13.4% del ingreso familiar promedio de 72,600 dólares. Lo que significa que la deuda aumentó 70% más rápido que el ingreso entre 1980 y 2013.

Los ahorros para una emergencia van en cuarto lugar. Se supone que todo asalariado tiene ahorros de emergencia para protegerse de la pérdida de su empleo, enfermedad o de una catástrofe. La mayoría de la clase media apenas tiene menos de seis meses de ahorros para una emergencia y algunas personas ni siquiera eso tienen. Según encuesta de Bankrate, solo uno de cada cuatro hogares tienen algún tipo de ahorro.

El ahorro para la jubilación va en quinto lugar y según Gallup cerca del 65 % de los clasemedieros no ha ahorrado nada para su jubilación y el 59% se preocupa de que no tienen suficiente dinero ahorrado.

En sexto lugar va la atención médica. Según Forbes, los trabajadores de las grandes empresas deben de hacer frente a 5,000 dólares por concepto de deducciones, primas y otras formas de seguro. Durante los últimos años esos costos han tenido un impacto negativo en los trabajadores estadounidenses y según Feeding América un 66% de los hogares han tenido que decidir entre pagar la comida o la atención médica.

En séptimo lugar está la salud oral. De acuerdo al Departamento de Salud y de Recursos Humanos, el Estado norteamericano gasta por año 64,000 millones de dólares en el cuidado de la salud oral y solo el 4% es pagado por los programas del Gobierno. Alrededor de 108 millones de estadounidenses no tienen cobertura dental y a menudo renuncian a ella porque es muy cara. Además de que el seguro dental solo llega a cubrir el 50% de los procedimientos mas caros como las coronas y puentes. Según el CDC (Center for Disease Control) uno de cada cuatro adultos entre 20 y 64 años tienen caries o infecciones sin tratar.

Adenda: Lo único que se puede concluir de esta información proporcionada por organismos independientes y reconocidos es que la clase media de EUA está desapareciendo y no hay signos de recuperación en la economía nacional y menos aún en sus aliados de Europa.

Este conflicto se originó con Reagan, cuando los dirigentes políticos creyeron que la gran nación podía operar sin el ingreso de los impuestos de la élite de empresarios y subsitiría con los impuestos de la clase media, los ingresos derivados de la industria bélica, los mercenarios y el control de los hidrocarburos. Por lo que el Estado ahora está en bancarrota y los salarios de la clase media son menos del 20% de lo que solían ser.