Futuro del Nuevo Estado Islámico (ISIS)

siria

El pasado día 10 de septiembre, poco después de que el ISIS capturaba el último pozo petrolero de Siria, Raymond Wilcox, Gerente General for Nigerian Content Development en Chevron Nigeria Limited comentaba en la Red que los Estados Unidos estaba muy preocupado por los ataques de Rusia a ISIS en Siria. Eso era debido a que los EUA son los que financian el nuevo modelo de seguridad que implementó Washington para el control del Medio Oriente hace poco más de dos años.

 

También explica el apoyo constante de Israel al grupo terrorista instalado en Siria y a las constantes pero soslayadas visitas de los senadores estadounidenses – encabezados por McCain – para darle apoyo político, además de la ayuda abierta que proporcionan Qatar y Arabia Saudita. Por lo que la preocupación de EUA se debe a que en cualquier momento se puede acabar su operación terrorista ideada para el control de esa zona.

 

El temor de Washington es que las fuerzas de ISIS se vean afectadas por los ataques aéreos de Rusia y se malogren las fuerzas que EUA tiene en Siria representadas por ISIS e inventó el nuevo pretexto de un tema humanitario después de que entrenó al ISIS para realizar sus cruentos crímenes en el Medio Oriente. Pero Putin, el presidente de Rusia advirtió que daría un golpe mortal a ISIS, mientras Kerry aseguraba que una hipotética intervención rusa sería ‘un riesgo para la fuerza bélica de los Estados Unidos y para la OTAN en esa región’ pero no dijo que las únicas fuerzas bélicas de los EUA en la región son justamente las del grupo terrorista ISIS, financiado y armado con dinero estadounidense.

 

Ahora mismo, a un año de que el estado islámico proclamó su califato, sus recursos bélicos y financieros siguen iguales a pesar de la baja de los precios del petróleo. Pero según los expertos esa situación, más la pérdida de las ciudades de Kabane y de Tall Abyad en Siria, más la de Tikrit en Irak han sido compensadas con el apoderamiento por ISIS de la ciudad de Palmira en pleno desierto sirio y la de Ramadi en la provincia más grande de Irak. Según Hasan Hasan, analista de Chatham House, el grupo yihadista ISIS pudiera durar alrededor de una década más, aunque estén fluctuando sus fuerzas bélicas y sus territorios, mientras se organiza un nuevo orden mundial donde los Estados Unidos pasen a un segundo plano y se incluyan a las grandes potencias asiáticas de la India y China.

 

Desde la visión de Patrick Johnston de la Rand Corporation, los bombardeos de la coalición de Occidente contra los campos petroleros controlados por el Estado Islámico hicieron menguar sus ganancias, pero fueron compensadas con la extorsión, el cobro de impuestos y la venta de bienes saqueados durante sus incursiones en nuevos territorios. En cuanto a lo bélico, el ISIS se beneficia de la gran experiencia de sus fundadores, donde figuran muchos militares y agentes de seguridad del difunto dictador Sadam Hussein con más de ocho años de experiencia en la guerra de Irán.

 

Además el Estado Islámico tiene muchos reclutas entre los combatientes extranjeros y cuenta con un gran depósito de armas ligeras, artillería y un arsenal de tanques y de vehículos blindados que fueron arrebatados al ejército de los Estados Unidos en Iraq. Sin considerar las compras de equipos militares en el mercado negro que le permite operar como un pequeño ejército.

 

Por su parte, la coalición occidental cuenta con un margen de acción muy limitado, ya que su ofensiva es aérea y no cuenta con tropas terrestres que les permita conocer el territorio que atacan. Por lo que el ISIS se ha dedicado a atacar a las regiones que fueron debilitadas por la guerra, aterrorizan a la población local con ejecuciones públicas brutales, mientras ofrecen seguridad y servicios públicos de salud y educación a la gente que queda en sus territorios conquistados.

 

El relativo éxito del Estado Islámico en Siria y en Iraq se debe a que la gente no tiene alternativas, ya que la mayoría sunita se sentía excluida del poder que estaba en manos de los chiitas. En Siria, los rebeldes son de la comunidad sunita quienes están en contra del presidente Bashar al Assad y en Irak se acusa al gobierno de discriminar a la mayoría sunita.

 

En otro contexto, el Estado Islámico anunció que tiene la posibilidad de adquirir una bomba nuclear en menos de un año, con la que atacaría a los Estados Unidos. Según la revista en internet llamada Dabiq, el Estado Islámico tiene miles de millones de dólares en los bancos y podría comprarle una bomba a Pakistán a través de sus traficantes de armas que están relacionados con los gobiernos de la zona. Una vez obtenida la bomba en Pakistán, la llevarían a Occidente a través de Libia y de Nigeria, según lo ha publicado el fotógrafo británico John Cantlie quién fue secuestrado por el Ejército Islámico hace dos años. Aunque la coalición de Occidente, liderada por EUA decidió incrementar los bombardeos con el grupo terrorista islámico en Iraq y en Siria, Washington se opone a realizar una ofensiva más violenta y directa porque teme mucho a Rusia que ha tomado el control de la situación en Siria.

 

Adenda: La situación actual en el Medio Oriente es muy complicada, ya que la gran mayoría de los países de Occidente consideran que la única verdad universal es la del estado democrático republicano nacido a fines del siglo XVIII y no son capaces de aceptar que ahora está en plena decadencia y han surgido nuevos modelos políticos del Estado al margen de las mitologías y las creencias occidentales. Y ahora son los que lideran a el nuevo mundo digital donde ha ido desapareciendo la palabra y con ella el mundo de las leyes, de la historia y de toda clase de mitos.