Sobre la Generación "Z"

generacion_z.jpg

 

Según el profesor de psicología Oliver Houde, director del Laboratorio de Psicología del Desarrollo y Educación Infantil del CNRS – La Sorbonne de París, la denominada Generación Z (1995 – 2015) ha crecido con los videojuegos y los teléfonos móviles por lo que ha desarrollado aptitudes cerebrales especiales en los niños y adolescentes creando una especie de tren de alta velocidad que va de los ojos al dedo pulgar. Utilizan una zona del cerebro – el córtex frontal – para mejorar la rapidez de decisión y de adaptación a multitareas ligadas a las emociones. Aunque esto se logra en detrimento de otra función de esta zona, más lenta, de distanciamiento, de síntesis personal y de resistencia cognitiva.

Dice el profesor Houde que existen tres sistemas en el cerebro humano: uno de ellos es rápido, automático e intuitivo, muy requerido en el uso de pantallas; el otro es lento, lógico y reflexivo. Además existe un tercero en el ‘córtex prefrontal’ que permite escoger entre los dos primeros y constituye el ‘corazón de la inteligencia’. Este permite inhibir los automatismos del pensamiento cuando se requiere de la lógica o de la moral. Por eso se llama ‘resistencia cognitiva’ y su labor es inhibir o resistir, ya que los nativos digitales – o generación z – deben aprender a resistir para pensar mejor.

Esta resistencia cognitiva es un proceso de adaptación muy importante que permite resistir a las respuestas impulsivas, pero este proceso madura con lentitud durante el desarrollo del niño y del adolescente, por lo que hay que educarlo en el colegio, donde se emplea una especie de pedagogía del control cognitivo. Aunque esto ha sido probado en el laboratorio, aún falta demostrarlo en la escuela, ya que es de gran utilidad para el razonamiento, los procesos de clasificación, la lectura y las matemáticas.

Además, este proceso mental evita tomar decisiones erróneas de manera colectiva, ya sea en empresas, en grupos sociales o en gobiernos políticos. Permite resistir a las creencias erróneas, las teorías del complot y otros estereotipos de la conducta social. Asimismo, la resistencia cognitiva es un factor de tolerancia que permite desarrollar la inteligencia interpersonal, o sea la capacidad de callar un punto de vista propio para favorecer el de otro. La ‘desradicalización’ es la resistencia cognitiva. Educar al cerebro es enseñarle a resistir a su propia sinrazón.

Pasando de lo neurológico a los aspectos visibles por todo mundo, las principales características de los niños y adolescentes de la Generación Z es que navegan a través de dispositivos electrónicos durante horas, pagan mucho dinero por un nuevo teléfono inteligente, pero pueden obtener gratis música, videos y películas en la red. Aunque adoptan con rapidez las modas propagadas en internet, su vocabulario es torpe y lleno de acrónimos y anglicismos. Y sus ídolos son estrellas de la red.

Según la agencia JWT ( red de comunicación global de J. Walter Thompson) con sede en Nueva York, más del 84% de los jóvenes de la Generación Z tienen cuentas en la red, más del 50% consideran que su vida social transcurre en las redes y para todos es más fácil chatear que hablar. Son fanáticos del autoaprendizaje permanente y todo lo obtienen de la red, por lo que su capacidad de atención es muy breve, no leen, solo escanean. Entre el 50 y el 72% de ellos desean crear su propia actividad laboral, ya que el concepto de empresa les significa cosas negativas y complicadas. Confían en su red de amigos para triunfar antes que en los títulos escolares. No aceptan las jerarquías y al 76% de ellos les gustaría convertir su principal hobby en su forma de vida.

Otro importante aspecto de la Generación Z es el análisis de sus más visibles tendencias con el propósito de estudiar sus formas de vida, la estructura de las nuevas familias, la privacidad, la rebeldía, la propensión a tomar altos riesgos y otras características de esta nueva generación para lo que seleccioné un estudio que realizó la Fundación Ford de la rama automotriz a inicios de este año del 2015 y contiene las diez principales tendencias de la generación que muy pronto liderará al mundo.

Según este informe las cosas buenas llegan a quienes actúan y siempre quieren dejar una marca propia en la sociedad donde viven. En todo el mundo existen 2,000 millones de personas, de las cuáles 52% usa You Tube y el 33% toma lecciones por internet. Solo un 64% considera que sea necesaria una carrera universitaria para alcanzar el éxito.

Aquellos que sobrepasan los límites y rompen los moldes convencionales no solo captan la intención de los consumidores sino también su dinero. Esta tendencia ante las empresas que son rebeldes es de 46% en los Estados Unidos, 38% en Brasil, 45% en Alemania y 63% en China.

Va desapareciendo el estigma del fracaso con gran rapidez y los jóvenes Z piensan que el único fracaso real es la falta de intentos, de mejorar y de evolucionar. Piensan que quien persevera triunfará. A nivel global el 73% de los brasileños está de acuerdo con este criterio, el 57% de los estadounidenses, el 48% en Alemania y el 41% en Japón.

Los viajeros de la Generación Z no quieren cargar maletas, ya que han dejado de ser necesarias por la existencia de nuevas tecnologías, como los aparatos portátiles o los nuevos diseños de Smartphone. Para el 2017 se espera que existan 450 millones de usuarios que hagan sus pagos y operaciones financieras con dispositivos móviles.

Es tan rápida la innovación tecnológica que nadie quiere quedarse con un producto anticuado u obsoleto y ahora se prefiere la facilidad de acceso a la propiedad de un objeto. El 72% de la población mundial prefiere tener un par de posesiones útiles a muchas que no funcionan. En los Estados Unidos el 37% de los jóvenes entre 18 y 25 años alquila los productos de comunicación y transporte en vez de comprarlos. Asimismo, esa misma mayoría tiene problemas para hacer acuerdos a largo plazo. Con cifras de 64% en Japón, 58% en China, 40% en EUA y 35% en Brasil.

Otra tendencia generacional es que la familia y las comunidades tradicionales van abandonando sus costumbres. El viejo concepto de familia se está adaptando y evolucionando hacia una forma más personal. Muchos jóvenes de la Generación Z incluyen dentro de su familia a amigos con los que no existe una relación consanguínea y están de acuerdo con fórmulas de parejas no tradicionales y de casamientos entre personas del mismo sexo.

La privacidad se ha convertido en un complicado acto de equilibrio entre la información que los consumidores llegan a compartir y los beneficios que reciben a cambio. Más del 59 % de los usuarios más grandes expresaron su deseo de privacidad y el 26% de los usuarios adolescentes mencionaron que habían dado información falsa de su perfil personal para proteger su privacidad.

Todo mundo informa y confunde a los consumidores sobre los hábitos de vida más saludables, dando datos falsos a una población cada día más gorda y enferma. El 54% de los estadounidenses cree que es más importante disfrutar su comida antes de saber lo que contiene y solo un 15% conoce la cantidad de calorías que debe consumir para conservar su peso.

Por último, las personas de la Generación Z buscan cada vez más las aventuras extrasensoriales, convirtiendo la evasión de la realidad en un arte. En una época de constante innovación, la movilidad avanza más rápido que la propia definición del término donde convergen transporte y comunicación. Un 70% de los adultos a nivel global está dispuesto a intentar nuevos medios de transporte y un 80% de las nuevas generaciones desean realizar sus estudios universitarios en el extranjero.

Adenda:     Desde cualquier perspectiva que se vea, la Generación Z es un claro indicativo que el mundo de los próximos diez años será notoriamente distinto y muy probablemente mejor al actual.