La Política en la Era Digital

SocialNet

El uso de las redes sociales de internet se ha ido implantando en la sociedad actual con un impacto político muy fuerte en las estructuras democráticas y de medios tradicionales como lo son la prensa escrita y los partidos políticos. Tanto la política como la economía de los Estados actuales están siendo sacudidas por los diálogos virtuales entre la gente de todo el mundo, sin que existan fronteras geográficas, étnicas, religiosas o ideológicas de ninguna índole. La nueva sociedad digital se sustenta ahora en valores y principios con marcado acento político creando una crisis de mediación y de representación que se agrava por la falta de liderazgo. La sociedad global vive una nueva realidad política impulsada por un cambio tecnológico profundo en los medios de información y de comunicación.

Al ser atrapados en esta nueva era de comunicación política a través de la hipermedia, los partidos políticos han sido los más golpeados y al igual que los sindicatos están perdiendo por completo el respaldo social al ponerse al descubierto sus sucias formas de control, su total jerarquización, la centralización del poder, el ocultamiento de la información interna y la corrupción.

En la actualidad, el ciudadano conectado a la Red tiene la capacidad de organizarse y de ampliar sus propuestas que antes eran derechos exclusivos de los partidos políticos y de los sindicatos, por lo que aumenta en alto grado su potencialidad para influir en la política institucional. Además, la situación actual de desconfianza hacia la clase política y su incapacidad para solucionar los problemas reales de los ciudadanos ha estimulado a la sociedad a utilizar las redes sociales para vigilar, presionar e influir en la actividad política.

Estas redes sociales han sido la respuesta cívica más dinámica y democrática de la sociedad actual frente a la parálisis reformadora de la política convencional. La opinión pública empieza a construirse en forma distinta y son más los actores que influyen en ella, dejando de ser la publicada en los medios o la expresada por los líderes políticos. De modo que en la nueva política digital compartida por los ciudadanos de las redes sociales existe un cambio notorio en los roles y en los protagonismos. De las jerarquías mediáticas y políticas, la función pública se está desplazando hacia una autoridad social con alta conciencia moral.

La tecnología digital se está convirtiendo en un instrumento muy poderoso para organizar a grupos numerosos de personas de forma muy sencilla. Los mensajes en ‘facebook’ o en ‘twitter’ pueden ser leídos por cualquier usuario de Internet en su computadora personal y son ahora el nuevo paradigma de la generación ‘z’ iniciada en el año 2000 y de la inmediata anterior de fines de los 60s. De modo que esta generación es cada día más influyente en la agenda política de los Estados. En los Estados Unidos, en Europa, y en la gran mayoría de las naciones del mundo actual, todas las campañas políticas usan Internet como una herramienta fundamental, tanto en su organización, como en su comunicación con la sociedad.

Las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación tienen un gran potencial para la movilización social y política. Según Roger Senserrach, experto en este tema, Los principales pasos para desarrollar un movimiento político desde una causa social serían, en primer lugar, anunciar la idea a los probables interesados para realizar alianzas, luego se acostumbra publicar un artículo o manifiesto a través de una coalición conductora o plataforma política que mencione a las distintas organizaciones participantes. Ya en esta fase, la celebración de unas jornadas con participantes afines a la causa ayudaría a sumar más personas y a crear mayor audiencia. Finalmente, la realización de un estudio por expertos sobre el tema también aportaría mayor reflexión en el proceso de formación de un movimiento político con base en el Internet.

No obstante, la mayor dificultad del activismo político mediante el uso de Internet es lograr instalarse en la política formal, por lo que en algunos casos se podría crear una especie de puente con algún partido político en funciones. Pero en general es muy difícil convertir un activismo social en acción política. Podría decirse que la hipermedia ha creado una nueva lógica en la relación entre los medios de comunicación masiva y la política. El esquema unidireccional clásico de emisor y receptor anterior a la hipermedia adopta nuevas formas donde adquiere gran importancia la participación de los ciudadanos interconectados en la Red.

Según la mayoría de los expertos europeos en el tema, ahora existen cinco nuevas tendencias en la política; 1.- La diversidad de las fuentes sustituye al control oligopólico ejercido por unos cuantos medios apareciendo nuevas voces e ideas. 2.- El ciberespacio es un nuevo espacio político donde cada persona u organismo autónomo debe crear su sitio de acuerdo a la actividad que realice. 3.- La comunicación más confiable es la de tipo horizontal con diálogo directo entre cibernautas. 4.- Cuando el tema es político la comunicación es más rápida y más económica. 5.- Existe una retroalimentación natural entre la ocupación del espacio público y las corrientes de opinión en el espacio virtual.

Todo esto ha conducido a un nuevo método de liderazgo en la opinión pública favorecido por la representación que se logra cuando se empodera a través de la Red. Osea que la construcción de la opinión pública se lleva a cabo mediante la distribución equitativa en las redes más confiables. No obstante este diferente accionar del mundo político, ni en Europa, ni en los Estados Unidos los usuarios de la red todavía no alcanzan a ser representativos de la población total. Por lo que se vive aún en un período de maduración en la comunicación digital, pero es evidente que la opinión en la Red y la general de la población coinciden más día con día.

La complejidad de la vida política crece cada día y los poderes públicos operan con gran cantidad de materiales, presupuestos, competencias y coordinaciones cada vez más vigiladas. Por lo que se cree que los retos y los problemas de la administración pública crecen con mayor rapidez que los instrumentos de nueva tecnología que paradójicamente generan nuevos espacios de participación para las multitudes inteligentes.

En los hechos ha surgido un nuevo sistema para la acción política que identifica actores e intereses relacionando las actividades fuera y dentro de la Red creando espacios de debate y de interacción entre los diversos grupos sociales, por lo que la cultura digital con sus nuevas tecnologías está cambiando por completo los sistemas de comunicación, organización y la generación de una conciencia moral creando el escenario óptimo para la creación de un nuevo modelo de expresión de la actividad política.

Adenda: De acuerdo al desarrollo de la cultura colectiva y al sistema educativo de un País se desarrolla su nivel de autonomía ideológica y económica con diferentes grados de posibilidad de crear una expresión política auténtica a través de los cibernautas. Es conveniente observar que existen países muy atrasados, como el nuestro, donde todavía la opinión pública se controla a través del medio televisivo.

Derechos reservados de autor. Imagen de Internet.