¿Por qué los rusos quieren a Crimea?

anexcrimea
La Península de Crimea es un paraíso a orillas del Mar Negro que ha desatado guerras y crisis políticas a lo largo de la historia. Ahora mismo, los rusos y los ucranianos tienen sus ojos puestos sobre este hermoso territorio al sur de Kiev. Después de tres meses de protestas que dejaron cerca de cien muertos, el presidente de Ucrania dejó el poder hace quince días y el país vivió una cruenta guerra civil. Entonces surgió la figura del presidente ruso Vladimir Putin para defender los intereses de la mayoría de la población de esa pequeña república que tiene vínculos con Rusia.

Debido a esa conflictiva situación, el Senado ruso dio luz verde al empleo de sus Fuerzas Armadas para intentar 'la normalización sociopolítica de ese país'. Por lo que el próximo 16 de marzo se hará un referéndum en la República Autónoma de Crimea para que la Federación Rusa tome el control de esta bella nación de solo dos millones de habitantes que cuenta con 300 días de sol durante el año.

Crimea está bañada por el Mar de Azov y el Mar Negro, está conectada al continente europeo por el istmo de Prekop, ubicado a la altura de la costa del sur de Francia y cuenta con un clima mediterráneo similar al de esa región. Ha ido el paso obligado de muy diversas civilizaciones y culturas, por lo que el control de ese territorio es fundamental para la realización del comercio internacional.

Tras la guerra de rusos y turcos entre 1768 y 1774, la emperatriz rusa Catalina la Grande anexó Crimea al Imperio Ruso y lo convirtió en su casa de veraneo y la de toda la aristocracia rusa que la siguió hasta este sitio. Poco menos de un siglo después, entre 1853 y 1856, Crimea volvió a ser el escenario de otro conflicto armado entre rusos y turcos, cuando la dinastía de los Romanov se enfrentó al imperio otomano apoyada por Francia y el Reino Unido. Aunque los rusos perdieron la guerra, Crimea quedó controlada por ellos.

Luego, cuando la revolución bolchevique y la caída del Imperio Ruso en 1917, Crimea se convirtió en un Estado soberano, pero en 1921 fue de nuevo anexada a la URSS hasta 1945, cuando se transformó en una entidad subnacional administrativa de Rusia. En ese año se hizo famosa en todo el mundo por ser la sede de la conferencia de Yalta realizada en una vieja mansión del zar Nicolás II, donde Churchill, Roosevelt y Stalin intentaron organizar al mundo después de la Segunda Guerra Mundial.

En 1954 el máximo líder ruso Nikita Khrushchev entregó Crimea a los ucranianos como una especie de regalo político, aunque no fue un gran problema para su nación, ya que Ucrania ya formaba parte de URSS. Ya en 1991, con el colapso de la URSS la historia volvió a cambiar y aunque los rusos esperaban que su presidente Boris Yeltzin reclamara la posesión de Crimea, esto no sucedió y se convirtió en una república autónoma. Lo que significa que aun cuando forma parte del territorio de Ucrania tiene su propia constitución, legislatura y presidente.

En 1997 Ucrania y Rusia firmaron un tratado bilateral mediante el cual Moscú conservaría la base naval para su Flota del Mar Negro en Sebastopol hasta el 2047. Algo similar a lo que sucedió con Guantánamo y los Estados Unidos. Aunque esta situación es mucho más complicada, ya que el 60% de sus pobladores son ruso-parlantes y están ligados a Moscú, mientras que el 15% son tártaros anti rusos tras ser expulsados de su propia tierra en el siglo 20 y en medio de ambas etnias están un 25% de ucranianos que defienden a muerte los territorios de su nación.

La idea de hacer una brevísima síntesis histórica de Crimea es con el propósito de identificar el verdadero fondo de esta disputa a muerte de su territorio. Ya que sin la base naval de Sebastopol, la Federación Rusa está perdida como potencia militar global. Solo a través del estrecho de Prekop tienen acceso al Mediterráneo y al Océano Indico, debido a que durante el invierno todos los puertos rusos en el territorio norte están varados por el hielo.

La Flota rusa del Mar Negro está encabezada por el Moskva, un buque de guerra con 11,280 toneladas de propulsión y cuenta con una batería de 16 misiles supersónicos SS-N-12 y 8 misiles antiaéreos SA-N-6. También hay en la flota torpedos submarinos de 533 mm y 12 lanzadores de cohetes antisubmarinos RBU-6000. Existen además cerca de medio centenar de fragatas, submarinos atómicos y toda clase de elementos bélicos navales de nueva tecnología.

Pero no sólo es la Base Militar del Mar Negro el motivo de la intervención de Rusia en Ucrania, ya que el 30% del gas que llega a Europa se hace a través de la empresa estatal rusa OAO Gazprom, la mayor del ramo en todo el mundo que exportó 161.5 millones de metros cúbicos de gas en el 2013. A través del territorio de Ucrania pasan secciones de los gaseoductos de Gazprom hacia países como Austria, Alemania, Francia, Italia, Polonia, Hungría, Grecia, Turquía y Macedonia, por lo que el presidente Putin ha desplegado cerca de 150,000 soldados rusos en la frontera con Ucrania, mientras hay reportes de que en Crimea ya les han abierto las puertas a los rusos y parte de sus soldados ya han tomado el control de un gran sector de su territorio de 26,100 kilómetros cuadrados.

Adenda.- Es obvio que los Estados Unidos y sus aliados de Europa quieran bloquear la salida de la Flota rusa al Mediterráneo y al Indico mediante fórmulas diplomáticas porque ya no disponen de dinero ni de fuerzas bélicas para defender esa región, pero olvidan que ellos violaron todos las normas internacionales cuando hace 10 años invadieron Irak y Afganistán.

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)