El Nuevo Poder Universal

anexchinarusia

Aun cuando ha sido muy visible la conquista del capitalismo norteamericano en todas las regiones del planeta a partir del final de la Segunda Guerra Mundial, también es notoria su decadencia en la región del Gran Medio Oriente, desde Marruecos hasta Egipto y rodeando la Península Arábiga hasta llegar al Medio Oriente por el Estrecho de Ormuz, donde sus dictadores se han debilitado en función de la pérdida de importancia de los energéticos a base de petróleo y del movimiento revolucionario denominado 'la primavera islámica', cuyo verdadero origen es la creciente demografía y la sobrevivencia de la mitología trasnochada del mundo árabe que se aferra a preservar una visión del mundo totalmente obsoleta y conflictiva.

Siguiendo la ruta de los hidrocarburos en el Medio Oriente también se observa el mismo fenómeno, solo que soslayado por la hermandad política de los Estados Unidos con Israel. Pero el hecho real es que la zona petrolera del Medio Oriente está en plena decadencia y los Estados Unidos se han ido alejando a hurtadillas, sin poder resolver la infinidad de conflictos regionales que han generado y renunciando por primera vez al derecho de controlar a las demás naciones que le confería su enorme poder bélico. No obstante, tratan de alejarse de la región, causando problemas a los rusos con el bloqueo de sus puertos de salida al Mar Negro y con sus conductos de gas hacia la zona europea. De la misma forma bloquean el desarrollo nuclear de Irán y su suministro de hidrocarburos a China con la guerra de drones en Pakistán y con mercenarios en Afganistán que les ayudan también a bloquear la salida de la droga de alto poder más barata del mundo que controlan los rusos.

Esta declinación del imperio norteamericano en el norte de Africa, en la Península Arábiga y en todo el Medio Oriente es muy visible para todo el mundo, pero no lo es tanto para Europa, donde China y Rusia han hecho acto de presencia con diferentes estilos de expansión, pero con el mismo propósito de aprovechar la declinación norteamericana. Mientras Rusia se apoya en el financiamiento gratuito que le proporcionan la infinidad de mafias existentes en su País; lo mismo ataca el negocio del turismo, las drogas baratas, la trata de blancas, la prostitución infantil, la venta de órganos humanos y la gran variedad de actividades ilícitas de su economía criminal.

China, por su parte sigue su viejo estilo elusivo y sin el uso de la violencia fuera de su territorio nacional. De esta forma ha introducido infinidad de grandes y medianos negocios falsificadores de los grandes diseñadores europeos y de revendedores de productos de marcas mundiales reconocidas, logrando un desplazamiento considerable de su enorme clase media hacia las grandes ciudades de Europa y América que reciben con agrado y atenciones múltiples al turismo adinerado de todo el mundo como son los casos de París, Berlín, Londres, Madrid, Roma, Venecia, Florencia, Viena, Praga, 0tawa, Los Angeles y San Francisco.

En formas diferentes los nuevos capitalistas de China y de Rusia han ido convirtiendo en bienes materiales los ingresos obtenidos en sus naciones donde existen dictaduras militares que solo permiten enriquecerse a los líderes principales de los poderes legítimos del Estado. De este modo, las mejores zonas urbanas del mundo están siendo controladas por las grandes instituciones financieras globales lideradas por Wall Street y las crecientes clases medias de China, Rusia y la India. Sólo en un sector de los países de América del Sur, como sucede con Brasil, Chile, Argentina, Uruguay, Ecuador y Bolivia existe un fenómeno político y cultural diferente donde aún se asoman algunos remanentes de la ideología socialista apoyada en líderes políticos genuinos de la izquierda que van formando un bloque más o menos sólido en el Cono Sur de América.

Solo en la zona del Pacífico Norte y del inmenso territorio del Sudeste asiático no se han podido definir aún las estrategias de las dos mayores potencias mundiales, Estados Unidos y China, ya que se trata de un espacio global que no tiene hasta ahora un control claro de ninguna de las grandes potencias y existe poco movimiento de tropas y de grupos mercenarios en la zona. Aunque es un secreto de Estado, la nación norteamericana ha decidido sustituir sus antiguas guerras con barcos, aviones y soldados por las guerras virtuales de los antimisiles de mediano alcance (THAAD) donde no se requiere de soldados, ni de enormes cantidades de hidrocarburos para transportarlos, sino que ahora se realizan en el espacio sideral, sin causar contaminación, sin ocasionar la muerte de seres humanos y obteniendo enormes utilidades para el Pentágono y sus empresas de espionaje asociadas.

En el pasado mes de Abril, Estados Unidos instaló su primera base de antimisiles de mediano alcance en la isla de Guam, que es una propiedad norteamericana en el archipiélago de las Filipinas con lo que pretende proteger parte de los territorios de sus aliados en esa región. De inmediato, tanto Japón, como Corea del Sur y algunas naciones ricas del Sudeste asiático se aprestan a adquirir estos nuevos sistemas de defensa que a final de cuentas exhiben una prospectiva global incruenta, ecológica y al margen de todas las ideologías. Nadie sabe ahora que sucederá con las nuevas guerras virtuales en el ciberespacio y en el espacio sideral, pero no hay duda de que en cierta forma es el atisbo de un mundo mejor.

Adenda.- La decisión del Pentágono de cancelar las costosas guerras transatlánticas fue el resultado de varios factores coincidentes:

1.- El gran déficit en la cuenta pública norteamericana creado por las guerras transatlánticas contra el supuesto terrorismo internacional.

2.- La finalización de la llamada Guerra Fría que dejó sin uso el combustible de aluminio micronizado utilizado por los cohetes transatlánticos por lo que los costos del combustible y el detonador de los antimisiles es muy bajo y sus utilidades son enormes.

3.- El inminente control de todas las formas del gobierno estadounidense por las grandes instituciones bancarias con base en Wall Street.

(Imagen tomada de Internet / Derechos reservados por el autor)