Hacia Una Nueva Economía (II)

7DB735FA-E0DB-4D34-918F-A35D24322C58 

Después de la revisión de las realidades biofísicas habrá que revisar el sistema alimenticio mundial. Debido al Cambio Climático, a la agricultura intensiva y a las perforaciones en busca de petróleo se han puesto al descubierto los riesgos de que los países dependan de las importaciones de alimentos procedentes de unas cuantas áreas de producción en el mundo.

Será necesario cambiar hacia la autosuficiencia alimentaria de todos los países del mundo, sean ricos o pobres. Y los lácteos y la carne deberán dar paso a nuevas dietas basadas en vegetales.

La industria de la construcción dominada por el cemento y el acero deberá buscar materiales alternativos. BIOS recomienda volver a los edificios de maderas de larga duración, lo que puede ayudar a almacenar carbono.

Es muy escasa la probabilidad de que los gobiernos actuales realicen estos cambios, pero quieran o no el cambio ya está ocurriendo. El capitalismo en esta forma ya no será como el del presente. Según Jarvesivu, la actividad económica se dirigirá a lo que tenga sentido más que al beneficio y ahí se construirá la política de forma colectiva.

Este es el mejor escenario que se puede concebir en términos de unas instituciones estatales y de mercado modernas. Pero nada de esto podrá llevarse a cabo sin que se realice una reestructuración muy considerable del pensamiento político-económico.

Adenda: Es un hecho visible para todo el mundo que la nueva realidad que vivimos está ahora en un profundo proceso de cambio como no había existido en miles de años. Pero casi todo el mundo piensa a partir de sus propias ideas que adquirió durante el transcurso de su vida, por lo que no puede aceptar que tiene que sufrir los grandes cambios que suceden en miles de años.