Hacia una Nueva Economía (I)

7DB735FA-E0DB-4D34-918F-A35D24322C58

La mayoría de los observadores de la sociedad humana desconocen las realidades biofísicas actuales: la misma fuerza que nos dirigió al capitalismo nos dirige ahora al postcapitalismo, ya que se acabó la era de la energía abundante y barata.

Vivimos un nuevo espacio sin precedentes e impredecible donde no hay manera de encontrar respuestas. Ahora, el lento crecimiento económico sigue arrastrándose, los bancos han acudido a las tasas negativas de interés y a comprar grandes cantidades de deuda pública para que las economías de los países sigan funcionando. No se sabe que pasará y los gobiernos y los banqueros ya no tienen opciones.

No se han desarrollado modelos económicos que se puedan aplicar en todo el mundo según los finlandeses en el informe de la ONU. Los mercados capitalistas no son capaces de facilitar los cambios necesarios y tendrán que ser los gobiernos los que lo hagan para que pueda sobrevivir la sociedad humana.

Según Paavo Juvernsivu, lo que debemos hacer es aceptar que ahora mismo ya no es posible conservar los actuales niveles de crecimiento económico, ya que se requiere abastecer los actuales niveles de demanda energética, o aún superiores en las próximas décadas con soluciones bajas en carbono, lo que es imposible. De modo que se requiere de un gran esfuerzo para reducir el uso total de energía.

Las áreas claves para lograr esto serían el transporte, la alimentación y la construcción. Mientras que los planes urbanos tienen que promocionar los desplazamientos a pie y en bicicleta, moverse hacia un mejor transporte público y la electrificación.

Los hogares y los lugares de trabajo deberán estar más conectados y cercanos. El transporte internacional de mercancías y la aviación ya no podrán crecer como ahora.

Adenda: En la segunda parte de este artículo se revisarán otros aspectos de la nueva sociedad humana del futuro inmediato.