La Guerra Mundial contra el Terror

BD58B4C3-1F7A-426E-9BFA-8406989BE2B8

El Pentágono y muchos estadounidenses neoconservadores aún permanecen estáticos en su vieja estrategia de promover el ‘divide y vencerás’ entre sunitas y chiitas, con el propósito primordial de demonizar a Irán, mientras que Yemen es un caso similar. Solo quiénes carecen de inteligencia creen que los hutíes de Yemen podrían salirse con la suya mediante una maniobra de poder justo al frente de una base militar llena de drones de la CIA de Djibuti, en la costa africana.

Otra vez todo procede de su viejo criterio de ‘divide y vencerás’, ya que Washington no hizo nada para proteger a su régimen títere yemení de una ofensiva hutí. E inmediatamente después proveyó de todo lo necesario ‘desde la sombra’ para que la Casa del Saudí matase a muchos civiles, según decían para poder pelear contra la expansión total del Islam.

No hubo nada nuevo, ya que todo estaba previsto desde el 2008 en el informe de la Rand Corporation, descubriendo el futuro de la Guerra Prolongada del Pentágono que era la persecución de enemigos reales e inventados a lo largo de todo ‘el mundo musulmán’.

Lo establecido por la Rand se convirtió en la nueva estrategia de Washington en la que apoya la trampa de usar petrodólares del Consejo de Cooperación del Golfo con la idea de contener el poder y la influencia iraní. Por lo que daría recursos salafistas-yihadistas que apuntan hacia los intereses iraníes de todo el Medio Oriente, especialmente en Irak y Líbano, cortando operaciones anti-occidentales, apuntalando a los patrocinadores en el Golfo de Al-Qaeda y de Isis-Eiil-Daesh-Estado Islámico. Además de empoderar a los islamistas sanguinarios anti chiitas en todas partes para mantener el ‘dominio de Occidente’.

La Guerra Prolongada fue formulada en el marco del ‘eje del mal’ por el Foro Highlands, un oscuro think tank del Pentágono lleno de neoconservadores. El negocio de la Guerra Prolongada se volvió más jugoso cuando se supo que quiénes estaban al frente de esta estrategia de la época de Obama eran Ashton Carter, Robert Work y el Jefe de la Inteligencia del Pentágono Mike Vickers.

Aunque el Pentágono no veía que Moscú y Therán habían reconocido la maniobra cuya agenda oculta buscaba manipular a un Irán rehabilitado para vender petróleo y gas a la Unión Europea, quitándoselo a Gazprom. Esto tardaría años en ocurrir y visto desde la geopolítica es algo así como un sueño imposible.

De modo que Washington nunca controlará al Medio Oriente con Irán como Estado avasallado tratando de habilitar la transferencia de activos militares claves hacia la OTAN, con el propósito de enfrentar la amenaza rusa que es ahora totalmente diferente a la que existía en los 90’s cuando la URSS había colapsado y Occidente saqueaba a su antojo sus recursos naturales.

A final de cuentas, en este momento el Pentágono ruge como un león sin cambiar su hábitat de siempre, mientras China, Rusia e Irán avanzan.

Adenda: Esto es una síntesis breve de la llamada La Guerra Mundial contra el Terror inventada por los ‘halcones’ del Pentágono que pretenden seguir siendo los amos del mundo.