China Responde a los Estados Unidos

Imagen relacionada

Según la brillante corresponsal de BBC News, Karishma Vaswari, el pasado lunes 24 de Septiembre Estados Unidos empezó a aplicar nuevos aranceles de importación del 10% a cerca de 6000 nuevos productos chinos que significan unos 200,000 millones de US dólares. En esta lista están los textiles y las bolsas de mano que representan poco más de la mitad de lo que China vende en total a los Estados Unidos. La respuesta inmediata de China fue la aplicación de tasas del 5 al 10% sobre productos estadounidenses con un valor total de 60,000 millones de US dólares.

Una de las empresas chinas más afectadas por los nuevos aranceles de EUA fue la enorme fábrica de tuberías de acero Hebel Huayang Steel Pipe (HHSP) de la provincia de Hebei que ya había comunicado que no vendería más tubos de acero a los Estados Unidos y había comenzado a buscar otros clientes desde antes que se anunciara la nueva ronda de aranceles a los productos chinos. Por lo que ahora mismo ya cuenta con muchas otras alternativas.

El gerente de la planta HHSP le dijo a Karishma Vasawari de BBC que el mercado de Estados Unidos solo significaba un pequeño porcentaje de su producción y que no estaba preocupado en lo más mínimo por los aranceles de USA. Dijo además que China respondería en forma adecuada a ese ataque arancelario y que de seguro los chinos mostrarían su poder. El gerente de la HHSP piensa que la guerra comercial va a dañar mucho más a los Estados Unidos que a China, ya que cuenta con muchas empresas e inversiones en China y eso causaría un gran impacto en ellas, no sólo en las que operan en China, sino en las que operan en Estados Unidos y en otros países del mundo.

Dice Karishma Vaswari que el gerente de HHSP tiene la habilidad para mantener todas las cosas bajo su control por largo tiempo, situación que no sucede con los Estados Unidos. Por su parte, Wong Haryou, del Centro para China y la Globalización, opina que de todos modos los Estados Unidos han obtenido grandes beneficios en sus territorios, ya que muchas compañías estadounidenses están instaladas en China y tienen grandes operaciones comerciales con dicho país. Hay algunas que incluso son más grandes en China que en EUA, por lo que sugiere que si EUA no está satisfecho vaya a la OMC (Organización Mundial de Comercio) en Ginebra y presente su queja.

Según la Cámara de Comercio Estadounidense, China tiene que ser más transparente y honesta respecto a su mercado. Mientras que la Cámara de Comercio en China aseguró que su país estaba estancado en un ‘déficit de reformas’ y que la guerra comercial con EUA se debía a la ‘apertura incompleta del mercado chino’.

No obstante estos puntos de vista diferentes, algunas élites estadounidenses creen que China les ha robado la experiencia necesaria para poder modernizarse, violando los derechos de la propiedad intelectual de los Estados Unidos. Por lo que Kinpo, el gigante de la electrónica de Taiwán se está beneficiando con la guerra de China y los Estados Unidos.

Dice Global Times que Washington está hinchado de orgullo en lo político y en lo cultural, además de que ha malinterpretado la historia del desarrollo humano.

Adenda: La única conclusión visible de los efectos mundiales de esta complicada guerra comercial es que no existe ningún país del mundo y ni siquiera un grupo particular o una persona que pueda salir beneficiada, ya que esa conducta misantrópica, violenta e individualista ha sido por siempre lo que ha predominado en la sociedad humana.