El Ensayo Geopolítico Actual

3C98EAFB-7109-4710-8EA2-22EC3C07B354

En mi pasado artículo sobre la Geopolítica actual, el sociólogo de Stanford, California, Larry Diamond presentaba una visión sobre el ocaso de la democracia en el mundo Occidental, dónde señalaba que dicha situación decadente era similar para todas los modelos democráticos del mundo. Y a que algo similar a lo que sucede en Estados Unidos y en Europa también ocurre en el mundo asiático, incluyendo a todas las naciones que van desde China y Filipinas hasta Australia.
No hay duda de que los grandes pensadores del mundo actual creen con absoluta convicción y dentro de una conciencia moral sincera que todo el mundo gira alrededor de los mismos mitos históricos, divinos y terrenales de siempre, en los que el ser humano proveniente de sus propias etnias es quién determina el camino de la humanidad. Además de todos los bienes materiales y especies animales y vegetales que conforman el universo actual.

No obstante, la evolución de las ciencias en el mundo postmoderno ha sido tan rápida que no ha permitido comprender el presente a los estudiosos de las humanidades, del arte y de la metafísica que las nuevas ciencias, tecnologías y medios de comunicación han tomado el control absoluto del mundo actual y apenas han dejado pequeños espacios para quiénes aún piensan que la esencia del ser humano radica en disfrutar la belleza y en exultar los placeres que no son materiales.

Conforme avanza el siglo XXI, de forma inesperada han ido cambiando los paradigmas del ser humano y han ido desapareciendo las religiones, los mitos sociales y culturales, además de todas las actividades que no generan beneficios materiales o por lo menos un poco de prestigio. Poco a poco la palabra oral y escrita han desaparecido, las imágenes que eran visibles e identificables se convierten en enigmas casi indescifrables, las emociones se morigeran en alto grado y el nódulo familiar que ha movilizado al género humano desde el neolítico ha ido desapareciendo para crear un mundo totalmente distinto al que se conoció mediante la palabra y las imágenes.

De la misma forma en que el ser humano ha cambiado su ritmo evolutivo, sus grupos sociales se han ido alejando de los territorios agrícolas y de sus recursos naturales para ir creando un nuevo mundo abstracto donde la tendencia es a vivir en grandes urbes que no solamente complican la subsistencia humana, sino que la vuelven más cara y mucho menos cálida que cuando se vivía en el mundo rural.

Aunque ahora mismo es muy difícil imaginar lo que sucederá en nuestro Planeta en los próximos años, está claro que será un mundo muy diferente al actual, donde el ser humano buscará adaptarse a la nueva realidad política, económica y social. Pero jamás logrará adaptarse a un mundo donde haya una temperatura insoportable, una serie de movimientos sísmicos que destruyan las urbes y una serie de cambios en la superficie del planeta que propicien la desaparición de las playas y de los litorales que actualmente están al mismo nivel de las aguas marinas.

Por lo que las acciones más importantes del ser humano en el presente deben ser tendientes a crear un orden mundial de convivencia pacífica donde todas las naciones entiendan que no se podrá sobrevivir si no se crean las condiciones materiales y políticas para hacerlo. En alguna forma se tiene que difundir la idea de que los paradigmas materiales del pasado sean desplazados por un nuevo orden político mundial que permita al ser humano del Planeta Tierra acercarse a los demás sin miedo a ser despreciado o evitado debido al color de su piel, a su mísero vestuario, a su pobre salud o a sus escasos recursos para adquirir los productos sanitarios y los alimentos básicos.

Adenda: O el ser humano admite a sus semejantes sin establecer condiciones o el género humano estará condenado a desaparecer en unas cuantas décadas más. Sin importar ya su riqueza material, su ideología, sus herencias ancestrales y el color de su color de piel