Sobre la Crisis Mundial Actual

pres1

La guerra comercial entre China y los Estados Unidos ha propiciado una nueva crisis mundial sin precedentes. Por una parte se complica mucho el orden mundial vigente desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y por otra parte surge un nuevo conflicto sobre la economía imperante, las fórmulas de control monetario internacional y una nueva guerra transnacional que no solo genera enormes gastos en material bélico, energético y en transportes, sino que crea una especie de fragmentación nacionalista en todo el mundo y una incertidumbre total sobre quiénes serán las naciones que obtendrán el control del nuevo mundo digital del presente.

Por otra parte han surgido nuevos altos dirigentes políticos en el mundo con ideas totalmente opuestas acerca de la economía, del cambio climático y de los mitos étnicos y religiosos que están complicando la convivencia y las relaciones entre todas las naciones del mundo.

No cabe duda de que hacía mucho tiempo que no coexistían líderes políticos tan diferentes y tan radicales como sucede ahora con Trump, Jingping, Putin, Angela Merkel, Macron y Netanyahou, para sólo mencionar a los más visibles en este momento histórico cuando se origina una nueva crisis mundial donde se ocultan sus ideologías personales y cada uno de ellos trata de engañar a los demás con planteamientos diplomáticos totalmente hipócritas de donde solo piensan obtener ventajas personales o de los pequeños grupos políticos que tratan de imponer sus ideas propias en las naciones que lideran.

Mientras que la ignorancia enciclopédica de Trump lo lleva a creer que se pueden reproducir los hechos que él piensa fueron positivos para su nación como si estuviera viviendo en una cinta cinematográfica; el presidente de China utiliza su astucia singular y la limpieza en la conducta de sus dos generaciones anteriores para crear nuevas rutas comerciales en el mundo euroasiático que son financiadas y controladas por él; mientras que Angela Merkel vive con la idea de que la gran capacidad económica y financiera de Alemania le concede el derecho a controlar la riqueza y la forma de trabajar de todos los países de la Unión Europe; Putin todavía piensa que el control político de todos los países que formaron la Unión Soviética todavía funciona como en el período del comunismo, a pesar de que nunca alcanzaron a producir los alimentos básicos para sobrevivir y que eso puede lograrse sólo con revivir la parte positiva de su historial comunista y con su extraordinaria capacidad política que le permite controlar a todas las fuerzas maléficas de la economía criminal que desde hace varias décadas controlan la economía interna de Rusia. Finalmente, Macron ha construido un mundo irreal donde trata de renacer el viejo mito de una nación que algún día llegó a tener un territorio propio que se extendía por todo el mundo y una fuerte economía, pero que todo quedó en una historia falsa en la que Macron ha buscado con éxito la alianza con Trump, el presidente más ignorante y petulante en la historia de los Estados Unidos.

Con todas estas historias contradictorias del mundo actual se podría crear la hipótesis de que la sociedad humana está viviendo el momento de una crisis sin precedentes en la que se reordenarán las tendencias políticas, sociales y económicas de todo el mundo. Aunque también se podría pensar que el mundo está cambiando sólo en apariencia, ya que parece ser que los viejos mitos divinos y terrenales de la sociedad feudal del medievo han regresado de nuevo y los controles eclesiales unidos a los creados por el Estado y los señores feudales continúan siendo el nódulo central de la sociedad humana.

Adenda: Lo único diferente en el mundo de hoy es que los paradigmas básicos de la sociedad humana la están conduciendo a una convivencia más pacífica y a un mundo menos dependiente de los asuntos materiales.