Camille Paglia: Otro Feminismo (II)

camille

 

Ahora mismo hay una crisis de roles de género y un debate centrado en las necesidades de las mujeres en todo el mundo occidental. Mientras que a los hombres se les describe como violadores criminales y todo lo masculino se desprestigia. Al grado de decir que los hombres son mujeres incompletas. Los jóvenes actuales ven esto como algo terrible mientras se atraviesa por un período de caos. Aunque el ser humano de hoy tiene muchos lujos y privilegios, la mayoría de la gente sigue siendo miserable.

Dice Camille Paglia que durante miles de años hombres y mujeres tuvieron poco contacto, ya que ellos se iban de caza o a proveer de alimentos al grupo con el que vivían. Hoy trabajan juntos, pero las mujeres dicen que los hombres las discriminan y las acosan. Aunque esta retórica antihombre no ayuda a que los niños se conviertan en adultos. Los males de que las feministas culpan a los hombres no son ciertos, sino que son el resultado del sistema de profesiones en el que ahora se vive.

Dice Camille Paglia que cuando era pequeña quería parecerse a Amelia Earhart o a Katherine Hepburn, pero nunca se identificó solamente con su papel profesional o público, ya que la vida real es también la familia y los amigos. Para muchos sus carreras se han convertido en una identidad. No obstante, las mujeres obreras no le dan tanta importancia al trabajo, ya que es algo que solo sirve para ganar dinero y tienen su verdadera vida en casa, durante las vacaciones cuando se olvidan del trabajo. Pero las clases altas, las medias y la burguesía en general piensan siempre en el trabajo y eso no es saludable.

En su libro titulado ‘Sexual personae’, Paglia escribió que si la civilización hubiese quedado en manos de mujeres, el ser humano seguiría viviendo en la cueva. Ya que las grandes estructuras urbanas fueron producto de los hombres y luego hubo mujeres que crearon a partir de esas estructuras y las mejoraron.

Cuando se investiga en serio sobre la civilización humana se encuentra que las mujeres siempre han sido artistas de segunda fila a las que se prestó poca atención. Los hombres son lo que han roto los estilos y los que crearon la Historia del Arte. Todos los grandes proyectos de irrigación en Mesopotamia y las Pirámides de Egipto fueron ideas de los hombres.

Porque los hombres son capaces de matarse a sí mismos y a otros para realizar sus proyectos o sus experimentos, siempre van más allá del conformismo de la cueva donde estaban las mujeres. Quizá para escapar del área en que mandaban las mujeres. Dice Camille Paglia que es muy desagradable no reconocer los logros de los hombres, porque son las estructuras que ellos han creado lo que ha permitido a las mujeres escapar de la opresión de la naturaleza, tener su propia carrera, identidad y logros.

Al final de su entrevista dijo Camille Paglia que en las sociedades agrarias más familiares, los hombres miraban a las mujeres como a sus iguales porque realizaban mucho trabajo físico, mientras que en Nueva York eran delicadas, llevaban corsé y tomaban té. Las mujeres trabajadoras tratan más como iguales a sus hombres y les hablan más claro que esas mujeres de clase media y alta que no son capaces de lidiar con su jefe de oficina. Esto se debe a que están educadas a comportarse de una forma burguesa, a moderar su voz, a complacer y a ser pasivas.

Por eso dice Camille Paglia que su ‘feminismo’ es de la calle y cree en las mujeres fuertes que son capaces de crecer y de protegerse solas. No cree en las que corren a refugiarse en las leyes o en un comité de barrio.

Adenda: Este personaje ha tenido un rechazo generalizado entre todos los diferentes grupos de la sociedad occidental por el simple hecho de hablar con la verdad. Por lo que veo difícil que su extraordinaria labor pueda llegar pronto a la esencia de las naciones de Occidente que en función de sus mitos tradicionales prefieren a la hipocresía sobre la verdad desde que mezclaron a los primeros cristianos de Irlanda con los ‘francmasones’ y pensaron que esa realidad no podía cuestionarse. De modo que aún creen que ellos deben señalar al mundo entero el único y verdadero camino que existe.