Los Valores de Asia Oriental

8FDBAB0B-6933-462E-A418-B308457EB0A5

El énfasis exagerado que imprimen actualmente los políticos autócratas conservadores a sus acciones políticas es con el intento de obstruir el proceso de emancipación en el curso de sus sociedades. Así es como las nuevas fuerzas democráticas regionales asiáticas ven el discurso actual sobre el confucionismo y lo rechazan, ya que sus valores proclamados no reflejan su herencia cultural, ni sus recientes evoluciones sociales. Mientras que en Occidente, quienes basan sus argumentos en los ‘valores asiáticos’ son detractores del estado benefactor.

A pesar de que esta doble visión e instrumentación de las enseñanzas del confucionismo podrían ser muy provechosas para el desarrollo de la civilización occidental, se requeriría poner en relieve su carácter humanista genuino que es un aspecto que a menudo es ignorado por los estudiosos y los filósofos de Occidente.

El actual debate global sobre los valores asiáticos es tan solo una polémica muy manipulada entre dos tradiciones políticas y culturales diferentes, debido al conflicto de intereses económicos y políticos entre los viejos países industriales de Europa, Norteamérica y las economías crecientes en el área del Pacífico. Otra dimensión de los defensores de estos valores asiáticos es la de mantener el estatus político y social actual de sus países por simple mitología.

Es por eso que la discusión sobre este tema se mantiene en el nivel político práctico donde ocupa el primer plano la instrumentalización de los valores de Asia oriental y no se discute casi nada en el nivel conceptual, filosófico y de teoría política.

Desde el principio de los 90, los líderes de algunos florecientes países asiáticos, como el primer ministro de Singapur Lee Kuan Yew, quién renunció después de 30 años en el cargo y el primer ministro de Malasia, Mahather, en el ocaso de socialismo están buscando un nuevo orden mundial. Además de que le hacen publicidad a su política autoritaria presentándola como ‘el camino asiático’ y suponen que fueron sus valores los que condujeron a la celebrada combinación de progreso económico y disciplina social orientales que dicen son los responsables del empuje y del éxito de Asia oriental.

En el año de 1991, el gobierno de Singapur presentó su versión de los valores asiáticos en su ‘Libro Blanco’, donde existen dos temas que son el núcleo de esta versión: ´La nación viene del grupo, la sociedad está por encima del Yo’ y ‘Consenso está en lugar de Controversia’. Y en 1993, el ex embajador de Singapur en Estados Unidos, Tomy Koto publicó un catálogo de diez puntos donde se consideran los valores que causaron el éxito y el empuje de Asia Oriental que son:

1.- Los orientales no creen en el individualismo extremo que se practica en Occidente, ya que en la sociedad asiática el individuo busca equilibrar sus intereses con los de su familia y la sociedad, de modo que en caso de duda, estas son prioritarias. 2.- Los asiáticos orientales creen en familias fuertes a las que ven como comunidades protectoras y luego vienen los pretendidos valores asiáticos típicos como 3.- ansia de aprender 4.- Economía y moderación. 5.- Aplicación al Trabajo. 6.- Espíritu de equipo. 7.- Koh opina que hay una versión asiática del contrato social entre el pueblo y el gobierno, donde el gobierno preserva la seguridad y el orden mientras garantiza la satisfacción de necesidades básicas como el trabajo, la educación y la salud. De los ciudadanos se espera que observen las leyes, respeten al gobierno, trabajen duro, economicen y acostumbren a sus hijos a aprender con afán y a ser independientes. 8.- En algunos países, los gobiernos quieren que sus ciudadanos sean copropietarios del país. 9.- Los asiáticos orientales exigen que sus gobiernos mantengan un ambiente moral sano y están en contra de la venta de revistas pornográficas como Playboy. 10.- Los buenos gobiernos de Asia oriental desean una prensa libre pero no creen que esa libertad de prensa deba ser absoluta como en Occidente.

Para quienes defienden esta tesis del ‘capitalismo confuciano’ no es difícil que la consideren como la explicación del éxito económico de Asia oriental y destacan que la lealtad, la frugalidad, la aplicación, la educación y la armonía son las características esenciales de esa tradición.

Dice Lee Kuan Yew que el confucionismo ha ayudado en dos grandes áreas, ya que infundió la disposición a poner las necesidades de la nación o de la sociedad por encima de las del individuo y fomentó la costumbre de buscar el consenso. En este modelo político la minoría acepta ser una minoría y está dispuesta a converger con la mayoría por cierto tiempo, con lo que se evita o se disminuye la lucha interna.

Adenda: Este conflicto de valores entre Occidente y Asia Oriental es por ahora el de mayor importancia, ya que definirá si el nuevo mundo contará con un nuevo líder y si la violencia y la crueldad seguirán siendo las principales características de la sociedad humana o se evolucionará hacia nuevos y hermosos paradigmas.