Colapso de la Sociedad Actual

Imagen relacionada

Según los expertos en estudiar los problemas de medio ambiente y económicos que enfrentan los países que conforman el actual sistema político del Planeta, existen problemas que no pueden evitarse, como el cambio climático producido por el hombre, el aumento de productos tóxicos en el medio ambiente, la escasez de agua potable y de fuentes energéticas, la disminución de la capacidad de fotosíntesis de los vegetales de la Tierra y la contaminación producida por los animales comestibles que todos son factores potenciales del nuevo ecocidio en ciernes.

Hubo en el pasado sociedades que no percibieron esos desórdenes en los que incurrían por lo que desaparecieron. Con el conocimiento tecnológico actual conviene tratar de estimar si la sociedad humana del presente podrá solucionar sus problemas y podrá evitar su colapso. Ya que todas las sociedades caen en la trampa de sobreexplotar sus recursos naturales que parecen ser inagotables y permanecen ocultos por largo tiempo.

Muchas de las sociedades que desaparecieron en el pasado eran de lo más creativas. Eran gente similar a la de las sociedades actuales en todos sentidos. Por lo que el fondo del problema es llegar a saber que diferenciaba a las sociedades que desaparecieron de las que permanecieron. Quizá una de las razones fue que solo determinadas sociedades sufrieron colapsos ecológicos violentos ocasionados por una especial imprudencia de sus pobladores, por la fragilidad de su entorno o por ambas a la vez. Pero el grado de reversibilidad de los daños siempre ha sido impuesto por el ser humano.

Según Jared Diamond, el brillante historiador y profesor de la Universidad de California en Santa Mónica, un esquema social que hace posible el colapso violento de una sociedad es la existencia de un conflicto entre el interés a corto plazo de las élites gobernantes y el interés a largo plazo de todas las élites en su conjunto. Particularmente si las élites logran aislarse de las consecuencias de sus acciones. Ya que lo que es bueno para la élite es malo para la sociedad en todos sus ámbitos y existe un riesgo real de que la élite haga cosas que puedan derrumbar a la sociedad en el largo plazo.

Diamond se refiere a los escandinavos en Groenlandia, con una sociedad llena de reglas competitivas donde los jefes solo querían tener más seguidores y más ovejas para superar a los jefes vecinos. Eso condujo a una sobreocupación de las tierras de esa región, condenando a los agricultores arrendatarios de las tierras a vivir en pugna con los que eran propietarios de ellas y ocasionando el colapso de la sociedad escandinava en el largo plazo.

Existen problemas similares hoy en los Estados Unidos, ya que sus gobernantes pueden aislarse de esos problemas de competencia inicua viviendo en complejos amurallados, bebiendo agua embotellada y demás demandas domésticas fundamentales. Durante los últimos años resulta evidente que la élite del mundo empresarial puede satisfacer sus intereses de corto plazo haciendo cosas buenas para ellos que son malas para la sociedad en su conjunto. Como extraer unos cuantos millones de dólares de Enron y de otras compañías que son buenos para ellos en el corto plazo y malos para la sociedad en general a largo plazo.

Por lo que Diamond hace una conclusión general de que las sociedades democráticas radicales toman decisiones erróneas debido a los conflictos de intereses entre las élites que están en la parte superior del poder. También en su libro ‘Colapso’ Diamond hace otra generalización de que las sociedades tienen un grave problema para tomar decisiones cuando existen valores religiosos o culturales que están fuertemente arraigados que son buenos para unos y malos para otros.

Diamond se refiere a los escandinavos de Groenlandia que se mantuvieron juntos durante 450 años debido al compromiso religioso compartido y a su alta cohesión social. Por lo que les resultó muy difícil cambiar al final y aprender de los ‘intuit’. Otro caso similar es el de Australia, cuya identidad con los ingleses les permitió sobrevivir a la civilización europea por 250 años. Aunque ahora de poco les sirve frente a la nueva sociedad global. Pero de todos modos, ese pasado es el principal elemento de su fortaleza política actual.

Diamond se plantea los enigmas que presenta el mundo bélico moderno, con bombas que tienen temporizadores del agua del suelo, del cambio climático, de las especies invasivas, del techo fotosintético, de los problemas demográficos, de las toxinas y de mil etcéteras. Con esas bombas de tiempo, Filipinas perderá todos sus bosques madereros en cinco años y los bosques de las Islas Salmón en solo un año más y se quedará Filipinas sin su mayor producto para exportación.

Sugiere Diamond solucionar todos esos problemas a la vez por la vía diplomática, ya que el actual rumbo del Planeta es insostenible. Concluye Diamond que eso es fácil, puesto que todos esos problemas han sido creados por el ser humano, por lo que no debe ser difícil resolverlos si usa su inteligencia.

Adenda: No cabe duda de que la sociedad humana persistirá más de los pocos años que conceden los estudiosos de la ecología y de los cambios climáticos y por supuesto de la apocalipsis instantánea que promueven Trump y el presidente de Corea del Norte.