El Verdadero Poder Mundial

queen

En su libro titulado ‘El Despertar del León’ el investigador y experto en “teorías de la conspiración”, David Icke, señala que en los últimos siglos, una élite de conspiradores mundiales han utilizado ‘el miedo’ como la base fundamental de su control del mundo. Según Icke, su técnica consiste en crear un problema mediante la financiación, montaje y formación de un grupo ‘de oposición’ para estimular la agitación de un estado soberano, región o continente en el que quieren incidir y así crear divisiones opuestas. Por lo que se crea un conflicto, una guerra, un atentado, un incremento de impuestos, etc.

Dicho conflicto se señala y se difunde por los medios de comunicación mediante infinidad de fotos, informes y videos. De modo que la gente pide que se haga algo al respecto y eso es justamente lo que desean los conspiradores en el poder. Icke pone el ejemplo de un país que quiere subir 5% sus impuestos, recortar los salarios, privatizar los servicios de salud, los de educación, etc. O sea, crear políticas de austeridad.

Es obvio que al no haber un motivo visible, la gente se pregunta ¿Qué es lo que pasa aquí?, pudiéndose provocar disturbios, manifestaciones, disconformidades, etc. Por lo que la élite crea una crisis inducida: la Bolsa se desploma y nadie sabe porqué la economía se tambalea y porqué los bancos suspenden sus créditos. En ese momento ya está creada la crisis y existe una reacción de la gente para actuar ante esa situación y ahí es donde la élite aplica la solución que todo el mundo conoce. La parte corporativa del Nuevo Orden Mundial está dominada por los banqueros internacionales, los magnates petroleros y los farmacéuticos, además de grandes corporaciones multinacionales.

Según el libro de Icke, la familia real de Inglaterra, o sea la Reina Isabel II y la Casa de Windsor son descendientes del brazo alemán de la realeza de Europa y la familia Saxe-Coburg-Gotha cambió su nombre por el de Windsor en 1914 y ellos son parte importante de la élite de la oligarquía que controla al Nuevo Orden Mundial. Por lo que los centros de control del Nuevo Orden Mundial están en Londres, Basilea-Suiza y Bruselas que es la sede de la OTAN.

Así mismo, la OTAN es un instrumento militar del Nuevo Orden Mundial, además de los líderes máximos de EUA, Inglaterra, Alemania, Italia, Australia, Nueva Zelanda y los principales miembros del G-7 y el G-8. En lo que va del siglo XXI, el nivel de control ejercido por el Nuevo Orden Mundial ha avanzado hasta el punto de que los primeros ministros o presidentes de las grandes potencias como EUA, Inglaterra y Alemania son cuidadosamente seleccionados por la elite del Nuevo Orden Mundial. De modo que todos los altos dirigentes que no fueron seleccionados por la gran élite son violentamente eliminados, como sucedió con Kennedy en EUA y con Aldo Moro en Italia.

La mayoría de las grandes guerras, disturbios políticos y recesiones económicas de los últimos cien años fueron meticulosamente planeados por las viejas élites. Desde la Guerra Española-Americana de 1898, la Primera y Segunda Guerras Mundiales, la Gran Depresión, la Revolución Bolchevique de 1917, el surgimiento de la Alemania nazi, la Guerra de Corea, la Guerra de Vietnam, la caída de la URSS (1989-91), la Guerra del Golfo de 1991, la Guerra de Kosovo, las dos Guerras de Irak, e incluso la Revolución Francesa fueron planeados por elementos del Nuevo Orden Mundial.

Dice David Icke que en el año de 1307, Felipe el Hermoso envidiaba y estaba celoso de los Templarios, ordenó detener a todos los Templarios de Francia, además de que secuestró y torturó a muchos de ellos, incluyendo a su gran maestre Jacques de Molay. No obstante, los Templarios resurgieron en Portugal, en Malta y en Escocia con los ritos de la masonería. Ya que la adquisición de más riqueza, el control de los recursos naturales en los países colonizados, el poder público total y el control de las demás personas son las fuerzas que impulsan y han impulsado todas las decisiones de los líderes del Nuevo Orden Mundial.

Adenda: Independientemente de la abundante ficción contenida en muchos de los libros de Icke, lo aquí relatado posiblemente se quede corto con respecto a lo que realmente ha sucedido. Sólo es una pequeña porción de la realidad de quiénes todavía controlan al mundo actual, lo que permite esbozar muy débiles hipótesis sobre el futuro inmediato del Nuevo Mundo Digital, que de acuerdo a los nuevos científicos del mundo en caos pueden durar varios siglos más o desaparecer de inmediato con un cambio impredecible en la ruta de nuestra galaxia.