Fin del Imperio de EUA

IMG 0348

Como ha sucedido en todos los imperios que han existido en la Humanidad a través de la Historia y la Protohistoria, su colapso siempre se ha originado por causas internas. Ahora mismo en los Estados Unidos están aconteciendo una serie de eventos indicativos de que el gran Estado que ha sido líder mundial de los últimos cien años ha entrado en una plena decadencia. En el presente, su sistema burocrático ha quedado a la deriva, sin que exista un dirigente de alto rango que sea capaz de orientarlo; lo mismo ha sucedido con el sistema militar, donde hay un caos total, con los aparatos de espionaje oficiales como el FBI y la CIA, con el sistema legislativo, con el judicial, con todos los despachos de abogados y con todos los aparatos del Estado que se encargan de la vida social, del control de la salud, de la educación y de las operaciones comerciales, financieras y monetarias del País.

Jeff Sessions, quién fuera el supuesto asesor político del presidente Trump ha tomado un rumbo incierto y ha perdido por completo todo el respeto de los jefes que operan en el Gobierno actual. El secretario de estado Tillerson no tiene el menor control del Pentágono, además de que carece del más ínfimo sentido de la diplomacia y del indispensable carácter para negociar con otros líderes del mundo. Los continuos errores y mentiras del Presidente Trump lo han alejado del liderazgo político nacional y solo parece interesado en aumentar su capital personal, de sus familiares y de sus amigos. De modo que todo el apoyo que alcanzó durante su campaña presidencial se ha ido perdiendo y solo ha quedado como un payaso televisivo experto en bullying y en crear escenarios ambiguos y controversiales.

El acontecimiento de hace unos días en una pequeña población del Estado de Virgina, donde se enfrentaron facciones radicales de ultraderecha, como el Ku Klux Klan, los neonazis y grupos radicales partidarios de la superioridad étnica de los anglo sajones, son indicativos de que esa misma fragmentación ocurrirá en otros muchos lugares del País, ya que la nación estadounidense ha sido conformada por muy diversas etnias y sus mitos fundacionales se originaron cuando era una sociedad rural de migrantes de Inglaterra y de miembros de la francmasonería, donde las etnias aborígenes eran despreciadas y consideradas como esclavos naturales. El hecho actual es que las clases altas y medias nunca han variado esa visión del mundo xenofóbica, narcisista y mesiánica hasta los tiempos presentes, considerando que ellos siguen siendo los dueños de la verdad, del poder y de la riqueza por designio divino.

Si a estos graves problemas internos se agregan los variados elementos de la crisis apocalíptica que ahora existe en todo el mundo, además de los liderazgos impuestos por China, la India y Rusia, es un hecho que muy pronto Estados Unidos se colapsará y surgirá un nuevo orden mundial plural. Aunque es obvio que serán los estadounidenses los últimos en darse cuenta que están en total declive, ya que eso siempre ha sucedido con todos los grandes Imperios.

Por fortuna, a pesar de todos los conflictos que aparecen por todas las regiones del mundo actual, la restructuración de un nuevo orden mundial será pacífica, ya que todas las grandes potencias bélicas del mundo han agotado sus recursos financieros y sus deudas públicas han sobrepasado con mucho sus PIBs, llegando en algunos casos, como el de Japón, Inglaterra y Estados Unidos a igualar, duplicar o triplicar sus ingresos anuales. Al mismo tiempo que los negocios de las armas, de los energéticos y de las drogas van conformando un nuevo mundo donde el capital circulante es inmensamente mayor al que está fundado en el ahorro y en los bienes inmuebles, al grado de que ahora mismo se estima que ese capital circulante es cercano a diez veces el total de la suma de todos los PIBs del mundo.

Lo que hacen los organismos que controlan la emisión de dinero, tanto en los Estados Unidos, como Inglaterra y Alemania ha sido ir difiriendo el problema y manteniendo tasas de interés que son verdaderamente ridículas con el que adquieren capitales para invertirlos en sus propias empresas. Por lo que será inminente la explosión de esa realidad tarde o temprano, ocasionando una verdadera apocalipsis financiera, monetaria y política que se traducirá en una recesión sin precedentes a nivel mundial.

Adenda: De hecho, China, la India y Rusia ya se han apoderado de las rutas comerciales, energéticas y financieras de gran parte del mundo con diferentes estrategias y visiones del mundo. Y no hay duda que los Estados Unidos, Inglaterra y Japón serán las tres naciones que más sufrirán los efectos del nuevo orden mundial que ahora mismo ya está operando.