Francia, Líder Político Mundial

IMG 8481

El inobjetable triunfo de Macron en las pasadas elecciones presidenciales de Francia es una clara señal de que doscientos años después del primer Estado laico de la Historia creado por Napoleón I, esta nación ha vuelto a liderar al mundo Occidental en el empleo de la democracia representativa como base fundamental para la formación del Estado Moderno, donde se conservan los derechos fundamentales del individuo, como la libertad de pensar y la igualdad de derechos. Existe un avance notable en la aceptación de todas las ideologías existentes, así como en la creación de nuevas fórmulas para hacer política, al margen de las fuerzas bélicas y policiales, la partidocracia, las mitologías religiosas y las diversas ideologías que surgieron con la Revolución Francesa, con la francmasonería, con el marxismo y con el fascismo.

Este hecho insólito de que haya sido electo Presidente de Francia un individuo muy joven, formado en el quehacer filosófico universitario, sin haber ejercido ninguna actividad política, que había sido invitado a participar en el Gobierno del Presidente Hollande en el Ministerio de Economía y con poco más de un año de haber formado su organismo político privado con unos cuantos amigos de la Universidad es señal clara de que serán diferidas y quizá olvidadas todas las ideas derivadas de los procesos electorales de los Estados Unidos de que habrá un regreso al Estado-nación, que va a triunfar el populismo y se acentuarán los prejuicios étnicos y contra las personas pobres.

Este fenómeno político de Francia difiere totalmente de lo ocurrido en los Estados Unidos, donde un comediante de los show televisivos logró dividir al electorado utilizando los mismos métodos que había ejercido durante los últimos cuarenta años a base de decir mentiras, cambiar de ideas constantemente, permaneciendo siempre ajeno a la realidad y con la creencia bien fundada de que el ser humano siempre olvida los hechos del pasado inmediato con gran rapidez. Por lo que en un mundo sin memoria se puede engañar con facilidad y se pueden obtener los beneficios materiales y la popularidad deseada sin tener ideas claras de nada, sino solo la del beneficio personal y de un pequeño grupo de amigos y familiares.

El triunfo de Macron no ha dejado a una Francia dividida como sucedió en los Estados Unidos con el triunfo de Trump, sino que está abriendo enormes y diferentes posibilidades de actividad política, de fórmulas económicas diferentes a las existentes y de un nuevo tipo de sociedad pacífica donde las relaciones entre sus ciudadanos están construidas en la tolerancia mutua y en la búsqueda de nuevas actividades que generen empleos a todos los pobladores de Francia, sin importar sus etnias, ni sus mitos culturales o religiosos.

Por lo pronto, todo se hace en paz y la multitud de diversos grupos políticos han aceptado sin condiciones a Macron, por lo que predominará la unidad política, económica y cultural que ha propiciado la Unión Europea, se dificultará la salida de Gran Bretaña de la UE y le ocasionará un alto costo económico y político, se controlará el flujo de migrantes de Africa y del Medio Oriente hacia Europa, se lograrán acuerdos en Turquía, en Siria, en Palestina, en Irak, en las naciones ubicadas en las costas de Arabia, Afganistán, Pakistán y con los países que formaron parte de la Unión Soviética, tanto hacia los Montes Urales como hacia el Mar Negro. Por lo que es muy probable que se establezca un período de paz en todo el Medio Oriente, en los países árabes y en la rediviva ruta de la seda que va desde Londres hasta Pekin a través de Africa. Sólo quedará sin solución el problema de la alianza de Israel con los Estados Unidos, pero ahora es ya de menor importancia.

Será muy difícil que vuelvan a operar los ‘viejos halcones del Pentágono’ y los malvados líderes militares que inventaron las guerras a lejanas regiones y a otros Continentes, ya que ahora están sin poder y sin dinero, después de la infinidad de errores cometidos en todas las regiones del Medio y Lejano Oriente que dejaron a la Fed en bancarrota. Mientras China, poco a poco va tomando control de la geopolítica bélica y económica global con el manejo de nuevos criterios científicos, como el uso de energías limpias, el desarrollo de nuevas tecnologías para producción de alimentos, de nuevos medios de comunicación y de una nueva conciencia moral universal, donde las invasiones de las guerras son sustituidas por un nuevo concepto de invasión territorial con la emigración de grandes capitales de inversión hacia todas las regiones del mundo.

Es muy difícil estimar el tiempo que durará este nuevo período de paz universal que ahora mismo está empezando, pero no cabe duda que este evento político de Francia ha cambiado por completo la dirección del mundo actual, para el bien de todos.

Adenda: En unos días o semanas más surgirán las nuevas propuestas políticas que harán los legisladores que elija el nuevo Presidente y entonces tendremos idea de hacia dónde caminará el mundo europeo con un aparato político totalmente nuevo que no tiene enemigos y tolera todo tipo de ideas.